martes, 28 de octubre de 2014

Marmato (Mark Grieco)

Mark Grieco



“Marmato” es la ópera prima del director norteamericano Mark Grieco. No tuve la oportunidad de verla en el FICCI, donde ganó varios premios en varios apartados en la sección de Cine Colombiano. Afortunadamente tuve la oportunidad de verla con la Gira Ambulante de Documentales, nuevamente en presencia del director, que confesó y contó toda su travesía para la realización de este documental. 

La primera vez que la he visto, me ha resultado una grata sorpresa... Grieco ha contado que viajaba como mochilero por la zona donde se desarrolla el documental, y pudo presenciar justo cuando empezaban a ingresar las primeras multinacionales a la zona. Todo lo que observó le llamó la atención, tanto que decidió registrarlo en un documental. “Marmato” es un municipio del departamento de Caldas, famoso por ser uno de los grandes contenedores de oro en el mundo. Un oro que contrasta con la pobreza y humildad con que viven los habitantes de su región, que sobreviven explotando ellos mismos la montaña de forma artesanal. Poco a poco empiezan a entrar multinacionales al juego, con el fin de poder explotar con la mayor tecnología la montaña… bridando beneficios tanto para ellos como para el pueblo… al parecer… Grieco documentó un largo proceso, donde los habitantes del Marmato se negaban a abandonar la tierra donde nacieron, y que por tanto les pertenecía.  

En un micro universo llamado Marmato, se reflejan distintas realidades de nuestro país. Además de la exploración al problema de la minería y el espíritu de lucha de un pueblo, el director explora dentro del comportamiento del ser humano, al ir y excarvar tras los orígenes del problema... dándonos muchas luces y sobre todo interrogantes… Hasta encontrar una conclusiones grises y ambiguas...

A pesar de los pocos recursos con que se grabó, ya que el mismo director mencionó que en algunos travelings sobre la montaña, que se aprecian en el filme, tuvo que amarrar literalmente la cámara a una cuerda que los mismos mineros utilizan, lo que le da un toque muy real y hermosamente torpe en la pantalla. También, hay muy buenas tomas y planos, que se agradecen, acompañados de la animación que va graficando las variaciones en el precio del oro en el mundo.  

Grieco contaba que al principio fue muy difícil la relación con los habitantes, ya que al inicio pensaban que era un espía, por su pinta de gringo, y le guardaban mucho recelo. Pero en el documental se explica de muy buena forma como fue el proceso en que avanzaron las relaciones… lo comparan como el mismo proceso del oro, que debe pasar primero por el fuego… el propio Grieco tuvo que pasar por el fuego que le propinó el pueblo, antes de ser merecedores de su confianza.

Obviamente se crearon lazos fuertes, y fue difícil para Grieco ser objetivo en las causas y soluciones del problema, pero aún así, aunque se note cariño por los habitantes, en especial por uno de los primeros que lo acogió, que es prácticamente uno de los protagonistas involuntarios del documental, que espera a vender su mina a un mayor precio durante mucho tiempo… simbolizando en cierta forma la ambición… Pero como decía, aunque se note ese cariño y afecto, logra de forma impresionante plantear el argumento del documental con muchas ambigüedades, con miradas de varios puntos… dejando al espectador en el aire, y hasta el final del documental haciéndose muchas preguntas… a pesar de la reafirmación de la unión de un pueblo… No se dejen engañar, ese está muy lejos de ser el final… Y Grieco con inteligencia logra mantener esa inquietud durante todo el metraje, lo que para mi es muy notable y destacable. 

¡Muy recomendado!


7.5/10


Trailer de Marmato




Comentario sobre el documental Marmato



Comentario sobre el documental Marmato



Comentario sobre el documental Marmato



Comentario sobre el documental Marmato

domingo, 26 de octubre de 2014

El Fin del Mundo y un Despiadado País de las Maravillas (Haruki Murakami)

Comentario sobre el libro El Fin del Mundo y un Despiadado País de las Maravillas



El Fin del Mundo y un Despiadado País de las Maravillas, es una de las primeras obras escritas por Murakami, específicamente la cuarta de toda su bibliografía, publicada por primera vez en el año de 1985, cuando apenas empezaba a convertirse en un autor de culto. La versión traducida al español nos llegó algunos años después, cuando dio el paso de autor de culto a best seller mundial. 

Sin dudas, es una de las historias más particulares y curiosas de toda su obra, también destacándose por ser una de las más surrealistas y originales, donde podemos encontrar varias de las obsesiones del autor nipón, y de sus internaciones entre la barrera de la ficción y la realidad.

En el libro, como suele hacer Murakami en varias de sus obras, intercala dos historias por cada capítulo, que en esta ocasión, los cambios no son de perspectiva de personajes, ni de tiempos, sino de universos totalmente distintos, pero unidos por una fina línea que iremos descubriendo en el transcurso de la lectura. En la primera historia, que transcurre en “El Despiadado País de las Maravillas”, narrada en primera persona, un informático que trabaja para una organización llamada “El Sistema”, que guarda información muy importante, es contactado por un científico brillante, quien lo llevará por un laberinto que le interrumpirá el ritmo normal de su vida, en el proceso de una investigación sobre la conciencia y la mente humana. Dentro de esta historia, aparecerás criaturas oscuras, como los semióticos y los tinieblos, que bajo los confines de la ciudad, mantiene una lucha encarnizada por la información y el curso de la humanidad… En la segunda historia, que se desarrolla en “El Fin del Mundo”, nos encontramos en un mundo totalmente diferente y aparentemente perfecto, donde un hombre se ha visto obligado a desprenderse de su sombra, para poder quedarse en una amurallada ciudad, donde habitan personas junto con bestias mitológicas o unicornios. 

Aunque aparentemente las historias no mantengan mucha relación, y quizás en las primeras páginas el lector sienta un poco pesada la lectura, por toda la información que el autor te da para informarte y meterte de lleno en el mundo de la historia… Porque se inventa palabras y un lenguaje distinto, así como procesos complejos en ambas historias, donde el lector deberá estar atento y prestar mucha atención.   

Pero una vez has entrado y te has familiarizado con la historia y sobre todo con sus personajes, te embarcas en un viaje donde van apareciendo poco a poco los temas de Murakami, la presencia de fuerzas ocultas y extrañas con control y acceso a la realidad, una tensión sexual latente entre sus personajes, imágenes y escenas que van entre lo surrealista, filosófico y metafísico, y personajes que se enfrentan a crisis de identidad y problemas con dilemas existenciales… “Criaturas solitarias e indefensas”, como el mismo Murakami describió en uno de sus libros, refiriéndose a los personajes del gran autor ruso Fiódor Dostoyevsky… Pues él también crea sus personajes, especialmente sus protagonistas principales, bajo esa descripción o base, lo que hace que muchos se sientan identificados con esas criaturas… 

Ya que mencioné al autor ruso, del cual Murakami varias veces ha confesado su admiración, en este libro también hay referencias a él, como por ejemplo la alusión a los Hermanos Karamazov y a pasajes de su historia por parte del protagonista de una de las historias, así como las referencias, ya en el estilo, hacia Kafka y otros escritores de literatura fantástica. 

En síntesis, es un libro un poco denso, pero que fluye a medida que vas metiéndote en la obra, es recomendable leerlo poco a poco… Quizás algunos pasajes están de más, y Murakami se excede en algunas descripciones, pero la magia y la fantasía del libro se sobreponen, con un tramo final muy emocionante e intrigante, que se cierra de forma magistral… Historias cruzadas, donde de trasfondo apreciamos una bella y profunda reflexión sobre la vida, la muerte y el lugar que cada ser humano tiene o busca encontrar en el mundo. Con todos sus excesos y adornos fantásticos, Murakami brilla en las descripciones y escenas, donde el ser humano se enfrenta con su mayor enemigo, consigo mismo, donde se enfrenta a sus miedos, a la oscuridad, a la soledad, al abandono y al olvido… Lo que al fin y al cabo termina representando su inconfundible estilo, donde además de ser un escritor original, moderno y fantástico, entre otros apelativos, en el fondo es un gran transcriptor, narrador y detallista de las angustias del hombre moderno, perdido en cierta superficialidad imperante en las sociedades avanzadas y caóticas. 

7.5/10



Fragmento del libro:

“Ser incapaz de ver tu propio cuerpo es algo muy extraño. Cuando eso se prolonga largo tiempo, te acabas preguntando si tu cuerpo no será más que una simple hipótesis. Cierto que, al golpearme la cabeza, me hacía daño, y que la herida del vientre no me daba tregua. Y que sentía el suelo bajo las plantas de los pies. Pero no eran más que un simple dolor y una simple percepción. Podría decirse que no era más que un concepto que se asentaba sobre la hipótesis de que mi cuerpo me pertenecía. Por lo tanto, no se podía descartar la idea de que mi cuerpo hubiese desaparecido y que sólo quedase el concepto, que funcionaba de manera autónoma. Exactamente igual que una persona a la que le han amputado una pierna en una operación quirúrgica continúa sintiendo el picor en la punta de los dedos de los pies de la pierna amputada”. 


Otras reseñas de Murakami en el Blog:

Kafka en la Orilla

1Q84, Libros 1 y 2

1Q84 Libro 3

Los años de peregrinación del chico sin color

Después del Terremoto


lunes, 20 de octubre de 2014

Gone Girl (Perdida) de David Fincher

Comentario sobre la película Gone Girl


Una pareja yace descansando en la cama, mientras él acaricia su cabeza y su cabellera, tratando de imaginar lo que pasa por la cabeza de su pareja… de arrancar su cabeza para introducirse en sus pensamientos… o para terminar con ellos. En las primeras escenas observamos el flechazo de amor, las típicas escenas de la fase inicial de cualquier pareja, luego el matrimonio, la vida de casados, los problemas… Un matrimonio desquebrajado, y ella desaparece. Su esposo pronto aparece como uno de los principales sospechosos. 

Esa es la base inicial, y la forma como empieza y se plantea la película más reciente del reconocido director norteamericano David Fincher, tras la pausa desde la versión americana de la saga Millennium en el 2011. Confieso que hace meses cuando vi el teaser tráiler del filme, no me llamó mucho la atención, ya que parecía una historia ordinaria de las tantas que se han hecho sobre el tema de secuestros y desapariciones. Y prácticamente eso es lo que se respira en el primer tramo del filme, un thriller normal… pero en pleno Ecuador del filme, ¡David Fincher aparece! y deja su marca, revuelve todo lo que había construido de forma plana en su primera parte y el metraje coge un tremendo ritmo que no suelta hasta el final. 

La escritora norteamericana cedió los derechos de su novela “Gone Girl” y adaptó y escribió el mismo guión, que puso en las manos de Fincher, gran artista visual y ejecutor, que sin dudas supo sacarle provecho a cada escena y a la estructura compleja de la historia, basándose en una parte en recuerdos y testimonios de un punto de vista de la historia, que hace cuestionar al espectador sobre la veracidad de lo que observa y ha visto. Sin dudas, Fincher lo ha hecho nuevamente, y el talentoso director vuelve a entregarnos otra excelente película, revolucionando como él sabe hacerlo, el thriller y los productos made in Hollywood… Acá además de la historia central, y de repasar temas tan variados, como el amor, la obsesión, el engaño, la traición, el interés, la culpa, el perdón, el castigo, en fin… toda una gama de emociones, Fincher toca también  fibras sensibles en la cultura americana, críticas a los medios, a la alienación, la corrupción de la información, los casos reales inconclusos y similares al del filme que han tenido grandes despliegues en la TV, e igualmente de los imaginarios que predominan en la sociedad americana, que suele ser letal en el encumbramiento y hundimiento de sus ídolos, siempre esperando un final feliz… 

Excelente dirección de Fincher, al igual el guión de Gillian Flynn, buena fotografía y banda sonora. Sobre el reparto, lluvia de flores para Rosamund Pike, quien brilla en cada escena en que aparece, a comparación de Affleck, que con un papel donde le toca hacer de soso, él se siente con gran naturalidad, convenciéndonos de que su verdadero papel debería estar tras las cámaras, donde ha demostrado hacerlo mejor.

En fin, película imperdible, y cine de Hollywood de calidad. Y aunque no es perfecta, porque hay momentos donde se dilata un poco la acción en algunas escenas, en realidad nada puede desbaratar lo que el mismo director construyó y destruyó en los anteriores 149 minutos de alta emoción e intriga. 

8.5/10


Trailer de Gone Girl
Frases y Diálogos de la película




Rosamund Pike



Ben Affleck



Rosamund Pike



Ben Affleck



Ben Affleck

jueves, 16 de octubre de 2014

Relatos Salvajes (Damián Szifrón)

Comentario de la película Relatos Salvajes


Uno de los estrenos más esperados desde su presentación en el Festival de Cannes, donde fue uno de los filmes más aclamados, aunque finalmente no alcanzó ningún premio. Pero posteriormente ha sido presentada en varios festivales, logrando curiosamente el Premio del Público en varios de ellos. Lo que justifica que hoy en día se haya convertido en la película argentina más taquillera de la historia. El público y gran parte de la crítica la ha aclamado, siendo seleccionada para representar a Argentina en los Oscar y en los Goya. Y debo decir que tiene muchas opciones.

Damián Szifrón ya tenía experiencia en dirigir y escribir episodios o capítulos de una serie, por su experiencia en “Los Simuladores”, de la que creo haber visto algunos episodios, y “Hermanos y Detectives”… Regresó este año con una película de episodios, un compendio de seis cortometrajes unidos bajo el título general de “Relatos Salvajes”. Él mismo escribió y dirigió todas estas historias, con la producción y confianza de los Hermanos Almódovar. Y antes de hablar de la sensación que me dejó en general, debo hablar de cada uno de los cortometrajes o episodios que conforman el filme: 




Darío Grandinetti


Pasternak:

El relato más corto que da inicio al filme, justo antes de que aparezca el título del filme en pantalla. Desvela inmediatamente uno de los temas predominantes en las historias: el de la venganza. En un avión se ven atrapados concidencialmente diversas personas que en el algún momento de sus vidas tuvieron que ver con un tal Pasternak, y con quien tuvieron algún problema. Pasternak es quien conduce el avión… jejeje Muy divertido, y se nos revela otro de los ingredientes que acompañarán a todos estos relatos: el humor, corrosivo, ácido y negro. Y con esto se abre el telón.  




Rita Cortese


Las Ratas:

Interesante relato, donde la venganza nuevamente es protagonista. Una mujer trabaja con una ex convicta en un restaurante en un lugar alejado y solitario en medio de una carretera. En plena noche llega al sitio un hombre que la mujer reconoce hizo mucho daño a su familia en el pasado. La cocinera ex convicta propone envenenarlo… Tiene buen ritmo, el papel de la cocinera es muy bueno, representa en cierta forma los impulsos “asesinos” o determinantes que a veces tenemos, pero que la línea de la cordura y la moral nos hace replantear. Esa pequeña línea varía de acuerdo a cada situación, sin importar el tipo de persona que se ponga a prueba. Es una de las historias más flojas. 




Diego Iturralde


El más fuerte:

Sin duda uno de mis favoritos. Nuevamente la venganza, la perdida de la cordura y muy divertida y un poco bizarra. Dos conductores se cruzan en una solitaria carretera y se enfrentan en una pelea, que los lleva a extremos inesperados. Aquí se resalta una de las fortalezas de todas las historias, que es la parte técnica, muy bien ejecutada, buena fotografía, que hacen resaltar a esta descabellada historia. 




Ricardo Darín


Bombita:

Este creo que es uno de los relatos más largos, al mismo tiempo de los menos bizarros y descabellados, porque se centra en otra perspectiva y otros temas, un poco más de crítica y menos espectáculo, lo que para nada la desfavorece. Al contrario es un poco más humana y cercana al espectador, que seguramente se sentirá identificado. Aquí si hay que hablar del protagonista, el gran Ricardo Darín, quien se enamoró de este papel y le dijo al director que era el que quería interpretar. Bombita, puede ser un ciudadano cualquiera, en cualquier sitio que se ve increíblemente alterado en toda su vida, cuando decide revelarse por un momento ante el sistema. Todas las instituciones dejan de funcionar para él, desde las públicas, las privadas, hasta la de su propia familia… Además de distintas críticas a cada una de las instituciones anteriores, se ve en el tramo final otro detalle interesante en el papel de los medios de comunicación y la tecnología. Sin duda, uno de los más interesantes. Y Darín, muy bueno como siempre. 




Oscar Martínez


La Propuesta:

Acá tenemos otras de las más divertidas, al menos para mí. También con algo de crítica, y un drama de por medio, una situación que quizás vemos en cada momento en cada uno de nuestros países, un joven adinerado atropella a una mujer embarazada, y en la casa del joven: el fiscal de turno, el abogado de la familia y el padre del chico, planean la versión que se manejará para la prensa… Ambición, engaño, impunidad, en fin, e incluso tragedia, pero en esta parte especialmente el guión tiene mucho peso, muy ingenioso en manejar las situaciones con sutileza y hacer reir al espectador por las mismas particularidades del ser humano, y como reacciona y actua frente al dinero. Es otra de mis favoritas. 




Érica Rivas


Hasta que la muerte nos separe:

Y la historia final, uno se imaginaría que se deja la más impactante para el final. Y sin dudas es impactantes en diversos sentidos, nuevamente desde el punto de vista técnico es muy destacable, aunque en el argumento no es la más original, cayendo en distintos clichés, pero que logra salvar en ocasiones con escenas muy buenas… en especial cuando todo se sale de contexto… La novia se entera en la celebración de su boda que su novio le es infiel con una de las invitadas… Y de ahí parte toda la locura… No es la más original, y tampoco de mis favoritas, pero reconozco que tiene escenas valiosas y goza de cierta espectacularidad, intensidad e impresión, que justifica su posición en el broche final.


Luego de repasar en cada una de las seis historias todos los aspectos con que goza el filme en general. Debo decir, que me alegra enormemente que en América Latina se empiece a realizar producciones de este tipo, y fue Argentina, una de las industrias que nos ha dado tan buenas películas en las últimas décadas… Creo que sólo en dos de las historias aparece un mismo personaje, el de “El más fuerte” que también sale en “Bombita”, lo que me hace preguntar como hubiese funcionado el filme si el director hubiese tratado de unir todas las historias en una, relacionando aunque fuese de forma mínima los personajes… Sin dudas era más ambicioso y de mayor riesgo, pero imagino que pudimos haber tenido una Crash o Babel lationamericana, y diversos ejemplos de historias cruzadas, y sin dudas hubiese generado mayor impacto… lo que requería más esfuerzo del director, que presentar en el formato de cortometrajes independientes. Porque sin dudas, aunque el formato en que es presentado es muy bueno y gusta al espectador, también no deja de ser una debilidad… Pero es sólo una visión personal y desde otra perspectiva… Porque a pesar de todo, la mayoría de las historias me gustaron, hay una mezcla de ingenio, humor, violencia, crítica, venganza y buena ejecución técnica que merece ser reconocida… aunque dejo la espinita, que pudo ser mucho mejor… Por el momento y la puntuación general teniendo en cuenta todos los cortos:

7.5/10

Trailer de Relatos Salvajes




miércoles, 15 de octubre de 2014

Dora Bruder (Patrick Modiano)

Comentario sobre el libro Dora Bruder



Esta fue mi primera excursión en la obra del reciente Premio Nobel de Literatura, el escritor francés Patrick Modiano. Si bien, como muchos lectores, antes del anuncio del premio, no habíamos escuchado de Modiano, o lo habíamos intentado leer, ya que él es prácticamente desconocido fuera de Europa. Luego del anuncio, y con cierta inconformidad debido a mi preferencia por otros autores, como siempre decidí darle la oportunidad a su obra, pues antes de juzgar y aludiendo a que en ocasiones el Nobel sirve para eso, para descubrirnos nuevos autores en todos los rincones del mundo. 

Sin más preámbulos, el mismo día busqué la obra más cercana que tenía de él, que resultó siendo “Dora Bruder”, una de las que según  en los distintos diarios en el mundo que publicaron la noticia, es considerada una de sus mejores obras… Como las obras en general de Modiano, son caracterizadas por su brevedad, Dora Bruder no es la excepción, de hecho es de los más cortos, tiene un poco menos de 50 páginas, por lo que pude terminarlos en una noche.

Como en toda su obra, en Dora Bruder, vemos los temas frecuentes y centrales de la obra de Modiano, la segunda guerra mundial, la ocupación en Francia, la infancia y la búsqueda de la identidad por parte de sus personajes y del mismo escritor; que como en el caso de Dora Bruder, también interviene constantemente, intercalando la narración entre la primera y tercera persona. 

“Dora Bruder”, según cuento el mismo autor al inicio del libro, nació de un simple recorte de un periódico, en sus mismas palabras el libro inicia así: 

“Hace ocho años, en un viejo ejemplar del Paris-Soir, con fecha del 31 de diciembre de 1941, me llamó la atención una sección, “De ayer y hoy”, en la página tres. Leí: 
PARIS
Se busca a una joven, Dora Bruder, de 15 años, 1,55 m, rostro ovalado, ojos gris-marrón, abrigo sport gris, pullover burdeos, falda y sombrero azul marino, zapatos sport marrón. Ponerse en contacto con el señor y la señora Bruder, bulevar Ornano, 41, París. 


Según, el prólogo por Adolfo García Ortega, reconocido escritor y traductor español, quien se considera un gran lector de Modiano, considera a esta obra como una de sus más logradas y perfectas. 

El libro cuenta la historia de una joven de 15 años que se ha fugado de un colegio de monjas en plena ocupación Nazi. Modiano inicia con su interés por la noticia en el periódico, y de ahí cuenta su travesía en la búsqueda de los rastros de Dora. Le llama especial atención, porque se da cuenta que eran casi vecinos, que vivían en la misma calle. Lo que lleva al autor a recordar su propia infancia. Es por esto, que los relatos de Dora y Patrick forman parte de uno solo, con distintos destinos… más tarde se conoce que luego de la publicación donde se reporta su perdida, meses después aparece en las listas de los deportados a Aushwitz. Y es así, como en medio de la narración de la investigación sobre la ruta de Dora, y los recuerdos del propio escritor, que empiezan a aparecer en el medio, los nombres y registros de distintas personas que en esa época tuvieron un cruel destino. El ejercicio de reactivar su memoria y la de su pueblo. Su memoria, se refuerza con los datos que averigua, presenta y cita, con historiales completos de las personas condenadas a campos de concentración y prisiones, donde conocemos sus edades, lo que hacían, el motivo de detención, por más absurdo que fuera, toda una parte de sus vida queda registrada en un papel… papel tan sensible y frágil, que en cualquier momento puede ser destruido por el tiempo y el olvido. Y eso es lo que Modiano intenta rescatar, recordar y salvar. Por eso, las razones por las que el Nobel justificó su premio, “su arte de la memoria con el que ha evocado los destinos humanos más difíciles de retratar…” se hace más que evidente en esta pequeña obra. 

El libro y su estilo me han gustado, aunque no me ha impresionado o me ha parecido una obra maestra, creo que su trabajo de reconstrucción de la memoria es muy valioso e íntimo, y sin duda tiene mérito literario. Ya que, a pesar de ser un estilo marcadamente documental, un trabajo de investigación riguroso, periodístico y realista, posee poesía en sus fragmentos autobiográficos y evocadores, y esto se agradece. Por lo tanto, por supuesto queda recomendado para que cada lector lo descubra personalmente y lo juzgue. Tengo muchas ganas de leer personalmente uno de sus libros titulado: “En el café de la juventud perdida”. Les contaré cuando lo lea…

7.5/10


Termino con otro fragmento del libro: 

“Nunca sabré cómo pasaba los días, dónde se escondía, en compañía de quién estuvo durante los primeros meses de su primera fuga y durante las semanas de primavera en que se escapó de nuevo. Es un secreto. Un modesto y precioso secreto que los verdugos, las ordenanzas, las autoridades llamadas de ocupación, la prisión preventiva, la Historia, el tiempo –todo lo que nos ensucia y destruye- no pudieron robarle”.


lunes, 13 de octubre de 2014

La Balada del Café Triste (Carson McCullers)

Carson McCullers



Hace poco leí por primera vez este libro en el Club de Lectura donde asisto, dentro de un ciclo que le dedicamos a las Grandes Damas del Sur de la Literatura Norteamericana. Y ha sido toda una sorpresa repasar y descubrir la literatura de estas mujeres que escribieron y reflejaron sin edulcorantes la realidad en el sur de los Estados Unidos, y lo que ocurría tanto en el exterior como en el interior de las personas, o mujeres como ellas.

El libro de McCullers, es una excelente novela corta. Muy simbólica, donde la autora brilla por la ambientación, la atmósfera y la creación de personajes memorables, complejos y profundos. En un triángulo amoroso, donde las figuras del amante y del amado cambian y se intercalan entre ellos. Los personajes y sus estados de ánimo cambian y se desarrollan al compás del entorno y los mismos objetos que parecen cobrar vida en este micro universo, que se desarrolla en ese pequeño pueblo del sur.

Miss Amelia, una mujer particular, independiente y trabajadora, la mujer más pudiente y productiva del pueblo, vive en su estricta rutina bajo la mirada de los habitantes del pueblo que recurren a ella, ya sea para comprar su licor, que ella misma produce, o para consultas médicas… Un día, un enano llega al pueblo y remueve todo, incluso hasta la vida de Miss Amelia que lo acoge como un familiar, descubriendo el afecto y los sentimientos escondidos de su interior, y así todos por un momento disfrutan de un ambiente acogedor. Pero, un día llega Marvin, ex esposo de Miss Amelia, que acaba de salir de la cárcel, para volver a remover la vida de la mujer, del enano y de todo el pueblo. 

McCullers fue una de las primeras escritoras en tratar temas vedados en la época, como el racismo y la homosexualidad, quizás un poco latente en el jorobado, pero mejor desplegado en su otra novela, Reflejo de un Ojo Dorado.

Hay escenas y pasajes muy bellos. Que compartiré en unos fragmentos al final del texto. La brevedad y la precisión de la prosa, lo dramático, lo irónico y lo cómico... Todo se amolda perfectamente en el desarrollo de esta historia.

Y finalmente, en la parte de lo simbólico, la tan discutida y comentada escena de los 12 hombres, tras la tragedia personal y emocional de Misa Amalia... Se ha dicho que simbolizan a los 12 apóstoles, la humanidad, e incluso al mismo amor, tan protagonista de la historia, que une y amarra a los hombres, que no los libera, sino que los esclaviza por sus partes más débiles...

Quizás esa es la misma la imagen que tenía la misma autora sobre el amor, que se hace visible y patente en sus otras historias. Sin dudas una gran obra, que goza de una excelente adaptación cinematográfica, que también tuvimos oportunidad de ver en el Club de Lectura, dirigida por Simon Callow, y protagonizada por la gran Vanessa Redgrave, Keith Carradine y Rod Steiger.  


9/10


A continuación comparto un fragmento donde la propia Carson McCullers en su autobiografía De Iluminación y fulgor nocturno explica el origen de esta novela, y así habla del jorobado y de la giganta: 

«La calle Sand de Brooklyn siempre me trajo dulces recuerdos, impregnada como estaba de las memorias de Walt Whitman y Hart Grane, y fue en un bar de la calle Sand, en compañía de W H. Auden y de George Davis, donde vi a una pareja extraordinaria, que me fascinó. Entre los parroquianos había una mujer alta y fuerte como una giganta, y, pegado a sus talones, un jorobadito. Los observé una sola vez, pero fue al cabo de unas semanas cuando tuve la iluminación de La balada del café triste. ¿Cuál es el origen de una iluminación? En mi caso, llegan después de horas de búsqueda y de preparación anímica. Pero llegan como un relámpago, como un fenómeno religioso. [...] La bendita luz de La balada del café triste hizo que me pusiera de nuevo a escribir. Volví a casa, a Georgia, a fin de evitar las distracciones. A mi madre le resultaba muy difícil entender esa añoranza mía. "Tienes los amigos más prestigiosos y tú sólo deseas estar aquí, pegada a tu padre y a mí." [...] Estaba escribiendo Frankie y la boda cuando, de golpe, me acordé del jorobado y la giganta. [...] Fue un verano tórrido y recuerdo el sudor que corría por mi cara mientras escribía a máquina, preocupada porque había roto mi compromiso con Frankie y la boda para escribir esta novela corta. Cuando terminé, arranqué la última página de la máquina de escribir, y di la novela a mis padres. Caminé varios kilómetros mientras ellos leían y cuando regresé pude ver en sus caras que les había gustado. Fue siempre la obra favorita de mi padre”.


Y ahora, los dejo con fragmentos del libro. Todos fascinantes, como toda la obra en general:

"Ante todo, el amor es una experiencia compartida por dos personas, pero esto no quiere decir que la experiencia sea la misma para las dos personas interesadas. Hay el amante y el amado, pero estos dos proceden de regiones distintas. Muchas veces la persona amada es sólo un estímulo para todo el amor dormido que se ha ido acumulando desde hace tiempo en el corazón del amante. Y de un modo u otro todo amante lo sabe. Siente en su alma que su amor es algo solitario. Conoce una nueva y extraña soledad, y este conocimiento le hace sufrir. Así que el amante apenas puede hacer una cosa: cobijar su amor en su corazón lo mejor posible; debe crearse un mundo interior completamente nuevo, un mundo intenso y extraño, completo en sí mismo. Y hay que añadir que este amante no tiene que ser necesariamente un joven que esté ahorrando para comprar un anillo de boda: este amante puede ser hombre, mujer, niño; en efecto, cualquier criatura humana sobre esta tierra. Pues bien, el amado también puede pertenecer a cualquier categoría. La persona más estrafalaria puede ser un estímulo para el amor. Un hombre puede ser un bisabuelo chocho y seguir amando a una muchacha desconocida que vio una tarde en las calles de Cheehaw dos décadas atrás. Un predicador puede amar a una mujer de la vida. El amado puede ser traicionero, astuto o tener malas costumbres. Sí, y el amante puede verlo tan claramente como los demás, pero sin que ello afecte en absoluto la evolución de su amor. La persona más mediocre puede ser objeto de un amor turbulento, extravagante y hermoso como los lirios venenosos de la ciénaga. Un buen hombre puede ser el estímulo para un amor violento y degradado, y un loco tartamudo puede despertar en el alma de alguien un cariño tierno y sencillo. Por lo tanto, el valor y la calidad del amor están determinados únicamente por el propio amante. Por este motivo, la mayoría de nosotros preferimos amar que ser amados. Casi todo el mundo quiere ser el amante. Y la verdad a secas es que de un modo profundamente secreto, la condición de ser amado es, para muchos, intolerable. El amado teme y odia al amante, y con toda la razón. Pues el amante está tratando continuamente de desnudar al amado. El amante implora cualquier posible relación con el amado, incluso si esta experiencia sólo puede causarle dolor".

(...) 
"La bebida de la señorita Amelia tiene una cualidad especial. Se nota limpia y fuerte en la lengua, pero una vez dentro de uno irradia un calor agradable durante mucho tiempo. Y eso no es todo. Como es sabido, si se escribe un mensaje con jugo de limón en una hoja de papel, no quedan señas de él. Pero si se pone el papel un momento delante del fuego, las letras se vuelven marrones y se puede leer lo que contiene. Imaginen que el whisky es el fuego y que el mensaje es lo más recóndito del alma de un hombre: sólo así se comprende lo que vale la bebida de la señorita Amelia. Cosas que han pasado inadvertidas, pensamientos ocultos en la profunda oscuridad de la mente, de pronto son reconocidos y comprendidos. Un obrero textil que no piensa más que en telar, en la fresquera, en la cama y vuelta al telar; este obrero bebe unas copas el domingo y se tropieza con un lirio de la ciénaga. Y toma esta flor y la pone en la palma de su mano, examina el delicado cáliz de oro y de pronto le invade una dulzura tan intensa como un dolor. Y ese obrero levanta de pronto la mirada y ve por primera vez el frío y misterioso resplandor del cielo de una noche de enero, y un profundo terror ante su propia pequeñez le oprime el corazón. Cosas como éstas son las que ocurren cuando uno ha tomado la bebida de la señorita Amelia. Uno podrá sufrir o podrá consumirse de alegría, pero la experiencia le habrá mostrado la verdad; habrá calentado su alma y habrá visto el mensaje que se ocultaba en ella".

(...) 
"La verdadera historia de amor es la que tiene lugar en el corazón de los amantes, y ésta nadie sino ellos pueden llegar a conocerla. El amor en todo caso es una experiencia en la que siempre conviven lo cómico y lo sublime. "

(...)
"Cuando se ha vivido alguna vez con otra persona, es un tormento tener que vivir solos. El silencio de una habitación donde arde el fuego, cuando de pronto se para el tictac del reloj; las sombras obsesionantes de una casa vacía... es preferible caer en manos de nuestro peor enemigo que enfrentarnos con el terror de vivir a solas".

(...)
"Siempre había un montón de gente esperando junto a un molino; pero en las casas no tenían casi nunca carne suficiente, ni vestidos, ni tocino. La vida llegaba a convertirse en una larga y turbia rebatiña, sólo para conseguir lo necesario para mantenerse vivos. Lo más desconcertante es que todas las cosas útiles tienen un precio y se compran sólo con dinero, y que así es como está organizado el mundo. Sin tener que pararse a pensar, ya sabe uno cuál es el precio de una bala de algodón o de un cuartillo de melaza. Pero a la vida de un hombre no se le ha puesto precio: nos la dan de balde y nos la quitan sin pagárnosla. ¿Qué valor puede tener? Si se pone uno a considerar, hay momentos en que parece que la vida tiene muy poco valor, o que no tiene ninguno. Cuántas veces, después de haber estado uno sudando, y esforzándose, y las cosas no se le arreglan, se le mete a uno en el fondo del alma el sentimiento de que no vale gran cosa."

martes, 16 de septiembre de 2014

Ida (Pawel Pawlikowski)

Comentario sobre la película Ida



Última película del reconocido director polaco. Fue una de las gemas de la pasada edición del FICCI y el director estuvo como presidiendo el jurado de la Competencia Oficial Ficción, al que también se le realizó una retrospectiva.

“Ida”, dirigida y escrita por Pawlikowski, cuenta la historia de Anna, una joven novicia tierna, timida e inocente, que en la Polonia de los años 60 se encuentra apunto de ordenarse como monja. Pero de repente le avisan de la existencia de un familiar, con quien tendrá que convivir por un tiempo antes de decidirse a semejante vocación. Es así como Anna conoce a su tía Wanda, una juez, ex procuradora del estado, una mujer fascinante, liberada e independiente, que remueve la vida de su sobrina de distintas formas, desde la revelación de un oscuro secreto de familia, hasta de la forma de vivir y afrontar la vida.

La película es una obra de arte, minimalismo y maestría en la ejecución en estado puro, cada escena y cada plano se encuentran cargados de simbolismo, poesía, emoción, sentimiento y arte, donde se pueden entrever algunas influencias del cine clásico, pero que Pawlikowski se apropia y nos recuerda lo grande que puede ser el cine y lo grande que pueden mostrarse historias sencillas.

“Ida” es una película… me atrevería a decir que casi perfecta o prácticamente perfecta desde el punto de vista académico; obviamente lejos del academicismo americano, y mucho más cercana al europeo. Es un filme  para contemplar, descifrar y reflexionar sobre el perdón, el sacrificio, las creencias, nuestras  raíces y la vida en general.

Para resaltar, las excelentes interpretaciones de las dos mujeres protagonistas: Agata Kulesza (Wanda) y Agata Trzebuchowska (Anna/Ida), además de la prodigiosa dirección del director polaco, que se encuentra acompañado de una excelente fotografía y puesta en escena. Una de las mejores películas del año pasado, y de las que personalmente he visto este año. Muy recomendada. 


9/10

Trailer de Ida

Frases y Diálogos de la película



Agata Trzebuchowska



Agata Trzebuchowska



Agata Kulesza



Dawid Ogrodnik