jueves, 29 de septiembre de 2011

Así Habló Zaratustra (Friedrich Nietzsche)


Para los que me conocen siempre me han escuchado que hablo y nombró bastante a Nietzsche, ya que lo tengo como una de mis grandes inspiraciones. Por esto, me alegra haberle dedicado este espacio para comentar la que tal vez es su obra maestra, en cuanto a sus escritos (que todos son excelentes). La primera vez que me acerque a Nietzsche, pues claramente fue en el colegio, precisamente cuando empezábamos a estudiar Filosofía y a los grandes filósofos. En el estudio de la Filosofía, muchos me impactaron, hay algunos con los que coincidía y hay otros con los que no compartía muchas cosas. Incluso con Nietzsche, que es mi filósofo favorito, no estoy de acuerdo con todo lo que afirma. Creo que esa es la forma más interesante que he visto de estudiar bien la filosofía, no tragar entero todo lo que dijeron cada uno de esos personajes, sino poder confrontarlos y poder depurar entre todos los puntos de tu interés.

Así como hay muchas cosas de Nietzsche que me sorprenden y comparto, también a partir de los aportes de los otros, he podido sacar cosas muy buenas también. Porque si nos damos cuenta, en realidad la historia de la filosofía se ha caracterizado por ser una confrontación ideológica con los distintos pensamientos sobre el hombre. Por ejemplo, Nietzsche en muchas ocasiones en su filosofía lanza argumentos en contra a los planteamientos de Immanuel Kant. Entonces es interesante, si revisamos el pensamiento de cada uno en forma cronológica, nos daremos cuenta que cada movimiento filosófico muchas veces sale como respuesta a otro pensamiento o corriente que ya haya sido expuesta anteriormente.

Es interesante, ya que Nietzsche fue una gran influencia para muchos pensadores, escritores y filósofos posteriores. No perteneció a una corriente específica, por lo que muchas se lo pelean. Y su filosofía ha sido muy estudiada, así como mal entendida a lo largo de su historia. Pero en este escrito hablaremos de su obra maestra, y diría que una obra maestra de la filosofía también: Así hablaba Zaratustra.

Así hablaba Zaratustra es tan monumental porque es una combinación entre un excelente uso de la literatura, en donde Nietzsche utiliza muchos símbolos, figuras literarias, metáforas con gran maestría, hilando este gran poema en prosa. Porque el recurso de Nietzsche de la poesía es inevitable. Y el otro ingrediente que engrandece este texto, es que Nietzsche utiliza estos recursos literarios para dar a conocer todo su pensamiento y su filosofía de forma profunda, sus más firmes y definitivas concepciones.

Zaratustra es un personaje creado por Nietzsche, no es un personaje histórico, es el recurso que Nietzsche utiliza para trasmitir todas sus ideas. Posiblemente el nombre se haya inspirado en Zoroastro, el creador del Zoroastrismo, pero Nietzsche no toma directamente al personaje histórico y sus creencias, sino que simplemente se cambia de nombre y destruye la moral del “bien” y el “mal” que había hecho el profeta Zoroastro o Zaratrustra en la realidad. La intención posiblemente con Zaratustra era dar una idea de “profeta”. Ya que aquí entramos a otro análisis del libro de Nietzsche, “Así hablaba Zaratustra” es considerado como una antítesis de la Biblia, y si lo leemos con detenimientos, observamos muchas alusiones, sobre todo Zaratustra que es un profeta, con un conocimiento y sabiduría superior a todos los humanos (allí dejo a ustedes para que se hagan la idea de a que personaje bíblico puede estar haciendo alusión Nietzsche con Zaratustra).

La estructura del libro de Nietzsche se divide en cuatro (4) partes. En cada una de esas partes se abordan temas fundamentales en la filosofía de Nietzsche, aunque en los libros no lo diga directamente.

En la primera parte que en los libros no tiene un título, simplemente los capítulos de esta parte cuentan con títulos. En este primer capítulo podemos observar los primeros discursos de Zaratustra que pronuncia a los hombres para advertir su nueva doctrina. Aquí se aborda uno de los temas más polémicos e incomprendidos de Nietzsche: La Muerte de Dios. Donde hace esta afirmación en varias partes, una de ellas:

“¡Estoy buscando a Dios!. La gente no lo entendía, o cuando creía entenderlo se reía: ¿Se habrá extraviado Dios? ¿Se esconde en alguna parte? ¿Estará de viaje? Pero el demente les respondió: Os diré dónde está Dios, Lo hemos matado- vosotros y yo-. Todos somos sus asesinos” “¡Dios ha muerto! ¡Dios sigue muerto! ¡Y lo hemos matado!”.

Pero seguían sin entender de qué hablaba, por lo que el loco les dijo que había llegado prematuramente; la muerte de Dios era un hecho que está todavía sucediendo.

Por esta afirmación, desde hace mucho tiempo hasta hoy en día muchos creen que Nietzsche estaba manifestando su “ateísmo”. La afirmación de muchos que se consideran “ateos” es la siguiente: “Yo no creo en Dios”. Veamos que simplemente hay una afirmación de no creer en algo, en este caso Dios, pero en ningún momento se está negando su existencia, simplemente se está manifestando que no cree, pero claramente sabe que existe. Algo parecido pasa con Nietzsche, que en su crítica a la cultura occidental declara esa sentencia, y podemos ir a otro análisis: El ateo afirma que Dios no existe (cuando no dicen que no creen) y Nietzsche proclama que Dios ha muerto. En efecto, antes de morir Dios estaba vivo y el hombre contemporáneo ha sido su asesino. Claramente como en todo su texto Nietzsche utiliza la metáfora, no se puede interpretar en sentido literal las palabras “matado” y “asesinado”. Dios ha muerto cultural o espiritualmente cuando los hombres han dejado de creer en Dios, aún cuando sigan actuando como si creyeran. Esto tiene su alcance mayor que el que podría tener el abandono de otras muchas creencias, al dejar de creer en Dios los hombres han asestado un golpe de muerte a un sistema de valores. La muerte de Dios es la máxima expresión del nihilismo sin el cual no podría tener lugar “la trasmutación de todos los valores” o “transvaloración”. En este sentido, Nietzsche proclama la muerte de la percepción del Dios de la Edad Media, para dar paso a uno de los grandes pilares de su filosofía, que veremos en las otras partes del libro: El Superhombre.

En esta primera parte, Nietzsche también habla de forma indirecta de las tres figuras fundamentales del espíritu: el Camello (que soporta el dominio de la moral), el león (que crea una nueva moral, que es libre) y el niño (que crea nuevos valores mediante el juego). Mas específicamente:

El Camello: es una bestia de carga, que asume su destino y cuyo destino es precisamente asumir, feliz por humillarse y cargar con el peso más pesado de todos los pesos: Los Valores Morales, que conducen a la subordinación del hombre.

El León: en lo más solitario del desierto tiene lugar la segunda transformación: El León. Aquí se transforma el espíritu, quiere conquistar su libertad, así como conquista a una presa, y ser el señor de su propio desierto. El león gana libertad, impera el “Yo quiero”, pero aún no tiene la capacidad de crear nuevos valores.

El niño: El niño representa la última transformación, es la inocencia y el olvido. El olvido es necesario para liberarse de todos los paradigmas y automatismos mentales que gobiernan la mente del adulto y le impiden el acto creativo. El niño es la creación pero de la propia voluntad, afirma Nietzsche. ¿y cuál es la voluntad que nos señala el filósofo? No es la voluntad de Shopenhauer, ni de la psicología como acto del yo, ni de la filosofía como verdad; es la voluntad de superarse a sí mismo.

Y después del niño hay un cuarto paso, que continúa en otra de las partes del libro: La del Superhombre.

Para no extendernos mucho, sigamos con la segunda parte del libro, en donde también Nietzsche en esos capítulos nos habla de otra parte fundamental de su pensamiento: La Voluntad del Poder.

En esta segunda parte, Zaratustra vuelve a bajar de su cueva, y ataca a los que se oponen a la voluntad creadora de una moral libre, por lo que vemos capítulos dedicados a: De la chusma, De los virtuosos, De las tarántulas, De los compasivos, De los sacerdotes, De los eruditos, De los poetas etc. En esta parte Zaratustra no tiene mucha suerte con los hombres, pero hace alusión por primera vez al “Eterno retorno de lo mismo”, que tratará en la siguiente parte.

En la tercera parte, Nietzsche hacer pleno uso de los recursos literarios con su profundidad filosófica y a través una gran cantidad de símbolos y alegóricos discursos logra sorprender con títulos como: De la visión y el enigma, De la virtud empequeñecedora, En el monte de los olivos, De los tres males, Del espíritu de la pesadez, Los siete sellos (o la canción del sublime decir si), entre otros títulos, creo que forman una de las mejores partes del libro de Nietzsche. Y el “Eterno retorno de lo mismo” que ya iniciaba a enunciar desde la anterior parte. Para contextualizar algo sobre este tema: Mientras que para Kierkegaard el hombre es “una enfermedad mortal”, un callejón sin salida, auna antítesis sin posibilidad ninguna de síntesis, para Nietzsche el hombre tiene una posibilidad de reconciliación, una salida y una síntesis: la vuelta a la Madre Tierra a través de la teoría del Eterno Retorno. Diferencia fundamental, que hace de Kierkeegard un creyente atormentado por el pecado, y de Nietzsche un pagano ebrio de vida. En el libro el “Eterno retorno de lo mismo” aterroriza a Zaratustra por su radicalidad y es uno de los núcleos fundamentales de su filosofía.

Desde el punto de vista socio-cultural, la obra de Nietzsche representa el fin de una época (el romanticismo decimonónico) y el nacimiento de otra (el antropocentrismo existencial de nuestro siglo), que él, como nadie, contribuyó a forjar.

Y la cuarta y última parte, Nietzsche la dedica al Superhombre, y la necesidad de los “superhombres”. En esta parte Zaratustra ya anciano no se da por vencido en la búsqueda de aquellos “hombres superiores”, ya que estos son los únicos que podrán comprender su mensaje y vivir como los verdaderos “superhombres”, que habrán anulado la mediocridad de la cultura occidental y constituirán una nueva clase de filósofos.

Nietzsche tampoco describe totalmente al superhombre y revela todo lo que tiene en mente, y enuncia unos valores, nada de eso. Se estaría contradiciendo, y Nietzsche consciente de eso, no pone todo en bandeja de plata. Y aquí observaríamos uno de sus acercamientos que tuvo con la filosofía de Sócrates. Nietzsche no lo dice todo, y el valor de su relato es precisamente que no lo dice todo. Zaratustra desafía, provoca, espera una reacción, el lector debe completar la búsqueda que él comienza. Trata de quitar la obstrucción que no deja surgir al superhombre, que consiste en la pasividad del camello o la agresividad insensata del león, superados ambos nace el niño no contaminado y se lanza la frase: “Sólo puede ser un Superhombre, aquel que haya vencido al rival anterior”. Superhombre, en alemán: Übermensc. Es un ser capaz de generar su propio sistema de valores identificando como bueno todo lo que procede de su genuina voluntad del poder.

Según, Nietzsche concibió esta obra casi de carácter místico y contemplativo, en dos visiones que su autor tuvo en 1881 y 1883.

Nietzsche considera la muerte de Dios, como ya hemos dicho, paso fundamental para el nacimiento del Superhombre. En el capítulo De la virtud que hace regalos, escribe:

“Muertos están todos los dioses, ahora queremos que viva el Superhombre”.

En su libro Ecce Homo, Nietzsche dice con respecto al tema:

“La autosuperación de moral por veracidad, la autosuperación del moralista en su antítesis, es lo que significa en mi boca el nombre de Zaratustra”.

“Así hablaba Zaratustra” es la obra maestra de Nietzsche, y para él mismo también también era muy especial y con esta obra él creía haber superado toda la literatura preexistente:

“Entre mis escritos ocupa mi Zaratustra un lugar aparte. Con él he hecho a la humanidad el regalo más grande que hasta ahora ésta ha recibido. Este libro (…) no es sólo el libro más elevado que existe, (…) es también el libro más profundo, nacido de la riqueza más intima de la verdad (…).

Para no seguir extendiéndome, Nietzsche es un personaje fascinante y esta es para mí su gran obra maestra. El libro que tengo, lo tengo todo rayado, porque es impresionante todos los pequeños detalles y símbolos que tiene. Sin desmeritar sus otros libros que son muy buenos también, y espero comentar también. La influencia de este libro ha sido grandísima y en distintas áreas y sectores del conocimiento a través de distintas épocas.

Y para terminar, una frase que encierra gran parte del mensaje que quiere trasmitir:

“Os enseño el superhombre: él es este rayo y esta locura! [...] Lo que tiene de grande el hombre es el ser puente y no fin; lo que puede amarse en el hombre es el ser tránsito y hundimiento. (Así hablaba Zaratustra, Friedrich Nietzsche)

Comparto dos vídeos interesantes sobre Nietzsche y Zaratustra:

Nietzsche y Zaratustra 1

Nietzsche y Zaratustra 2

En un post anterior había escrito una pequeña “Oración” a Nietzsche por un caso que me había ocurrido en ese momento, nuevamente la comparto más extendida:

"Oración" a Nietzsche

Oh Nietzsche, que por haber "matado" al Dios de la terrible Edad Media, fuiste condenado históricamente e injustamente al prejuicio y la desacreditación ideológica. Espero que la humanidad sea mas consciente y reflexiva con tus pensamientos, y no me miren raro (aunque en realidad no me importa), cuando confieso mi admiración por ti

Ganaste mala fama por personas que malentendieron tus palabras,

Como un líder muy famoso que intentaba crear una nueva raza,

Incomprendiendo a tu Superhombre, que pregonaba sólo una cosa:

La superación del hombre y de sus limitaciones ideológicas, ente otras cosas (…)

(A.S.B)

Y una imagen del Filosofo:


4 comentarios :

  1. Lectura que da mucho que pensar, intentar creer que puedes entenderlo todo es un tonto acto, aunque podemos intentarlo como siempre se ha hecho, me gusto pero el tiempo no me dio para la lectura por eso Así habló Zaratustra tuve que escucharlo en audio mientras iba en el coche, aun no lo termino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose, gracias por comentar y pasarte. No creo que lo haya entendido todo, tal vez no entendí absolutamente nada, sólo hice una reflexión propia y una interpretación, que es lo único a lo que podemos aspirar. Cuando hago mención a que lo han "malentendido", no lo digo sólo yo, es refiriéndome a planteamientos y afirmaciones reacias y arcaicas sobre la obra (como lo menciono en el texto, que es ateo, etc.) En ningún momento estoy enunciando la "verdadera interpretación", ni más faltaba jeje, admiro mucho al filósofo para denigrarlo con esa afirmación. Así que te aconsejo leer mejor la próxima, antes de lanzar ese tipo de afirmaciones. Porque soy de los que piensa que el que diga que tiene certeza de algo, es un estúpido.

      Aparte de eso, gracias por comentar y te animo a leerlo, aunque sea poco a poco, es de esos libros que no se pueden intentar leer de un tirón. Y que se disfruta y te deja preguntas con cada frase.

      Saludos
      A.S.B

      Eliminar
    2. En mi humilde opinion, y muy aparte del nilismo existencial de Nietzsche; creo que para poder hablar de esta corriente se debe ser congruente, cosa de lo que carece esta obra, pues el autor hace énfasis, en la creación de un molde que carezca de valores colectivos, y que muy por el contrario abunden los propios del individuo, pero no encuentro la congruencia en el sentido de que ami manera de parecer, primero tiene que haber tolerancia religiosa y puede tomarse como principio de valor, cuando estoy leyendo la obra me doy cuenta de que el autor pudiera haber tenido algún prejuicio, contra el cristianismo, que nunca pudo superar, siendo que como el mismo dice: "el hombre solo es un puente para llegar al superhombre", si nunca trascendio sus prejuicios nunca llego al "super hombre" o sera acaso que este estereotipo que trata de imponer nitzche es tan solo un ideal, y que nuestro estado animal, no es siquiera la mitad del superhombre?? ¿Cuanto tiempo cuesta llevar la ceniza ala montaña para convertirla en fuego? una vida, dos vidas, en esta vida?? se me olvidava, hablo de cosas transmundanas. Nitzsche hablaba de los detractores del cuerpo, y me pregunto ¿Al querer llegar a ser al super hombre, la renuncia no implica una detracción del cuerpo?
      de igual manera creo que se pueden rescatar varios conceptos. pero respetando siempre la cosmovisión del lector. saludos desde Coalcoman. Mich.

      Eliminar
    3. Hola amigo, muchas gracias por tu valioso aporte. Por supuesto, siempre es respetable y constructiva la visión de cualquier lector sobre una obra, ya que nunca podemos llegar a un consenso total. Al contrario, se enriquece con las distintas perspectivas.

      Saludos y gracias por pasarte!
      A.S.B

      Eliminar