jueves, 1 de diciembre de 2011

Nunca olvides que te quiero (Delphine Bertholon)


No olvides que te quiero, es un libro que desde hace tiempo me llamaba la atención, en parte porque trataba un tema interesante y espinoso, como el secuestro. Que aquí es manejado de forma un poco imparcial y no tan incriminadora.

Debo decir que leyéndolo, me sentí en una montaña rusa de emociones (y no es un cumplido). El inicio es interesante en cuanto al planteamiento base de la historia; en ese aspecto digamos que inicia bien. Luego, la trama cae, no logró atraparme la siguiente parte. Incluso, estuve a punto de dejarlo, pero continué. Honestamente la historia interesante es la de Madison. La de Stanislas, creo que es prescindible, tiene muy pocos momentos interesantes, aunque tiene algunos planteamientos destacables. Y la historia de la madre (o sus cartas), son un poco prescindibles también, pero tienen algunos momentos notables.

Luego de esa caída en la primera parte, llega un momento en el nudo de la historia, en que la historia sube en nivel de emoción, a la vez que el nivel de interés. Que lastimosamente no logra mantener hasta el final.

Es una historia narrada en tres voces con una prosa muy sencilla. A la vez que se alternan las voces, Bertholon juega con el tiempo y el cruce de las tres historias. La historia que más me gustó fue la de Madison, creo que es muy trabajada y alcanza cierto nivel de profundidad. El problema está en que, aunque las otras dos historias tienen sus buenos momentos y resultan buen complemento, muchas veces no me resultaron atractivas, ya que me perdía un poco de la trama principal.

Los personajes tienen cierta profundidad, resaltando a Madison y R. (La secuestrada y el secuestrador), quienes a pesar de estar representando una situación bastante dramática, logran con un buen toque de ingenio y gracia, en ocasiones ocultar el dramatismo de la situación. Pienso que este es uno de los logros de la novela, la forma en que se propuso esta relación. Por el otro lado, hay cosas que no funcionan. Pero en términos generales es notable y vale la pena por la historia de Madison, pero pudo ser mejor.

Comparto sinopsis:

“Madison tenía 11 años cuando fue secuestrada. Es una niña viva, alegre y divertida que desde muy pequeña ha desarrollado una fuerte personalidad, repleta de imaginación y creatividad, y que incluso en esta situación dramática, encerrada en la casa de su secuestrador no pierde el optimismo.

Durante los casi 5 años que dura su encierro, se desahoga escribiendo sin censura en un cuaderno que es su gran vía de escape y la única posibilidad de sentirse libre; describe al detalle sus sensaciones, la añoranza de sus seres queridos, su sorpresa por el gradual paso a la adolescencia... y todas las mil y una extravagancias que se le ocurren.

Léonore, la madre de Madison, intenta sobrellevar la ausencia de su hija escribiéndole cartas diariamente en las que le cuenta todo lo que pasa en la familia: sus esperanzas y penas, la muerte del abuelo, cómo su gato la echa de menos y algunas novedades acerca de Stanislas, el profesor de tenis de quien Madison estaba enamorada. Un joven que busca ser amado a cualquier precio aunque en realidad no sabe disfrutar de su libertada.

Una novela magistralmente narrada a tres voces que convierte un trágico suceso en una historia cargada de humor y emoción, que atrapa al lector y le invita a una reflexión sobre el amor, la libertad y la esperanza. Una novela que nos recuerda que la capacidad de ser feliz es también un estado del alma”

Además hay varias frases que me gustaron, comparto algunas:

“Existe una teoría, según la cual hay menos artistas mujeres porque con la maternidad realizamos la creación definitiva”

“Si la juventud supiera, si la vejez pudiera”

Entre otras.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada