jueves, 23 de enero de 2014

La Mejor Oferta (Giuseppe Tornatore)





La última película del director de la inolvidable “Cinema Paradiso”, la decidí ver con muchas reservas, además del horrendo póster, también me frenaba un poco ese bajón que había tenido el director desde hace un tiempo. La película fue la gran ganadora en la última edición de los premios David di Donatello (los oscars italianos), y sin dudas es de los filmes más interesantes que he visto en el año, aunque no es una ovación completa. El género no es nuevo para el director, que ya ha incursionado en el thriller y la intriga en filmes anteriores. 

Dirigida y escrita por Tornatore, el filme nos muestra la historia de un experto en arte y agente de subastas muy famoso, llamado Virgil Oldman. Virgil, además de su extenso conocimiento en el arte, es un hombre solitario, obsesivo y maniático. Virgil gracias a su enorme talento y audacia ha logrado reconocimiento, una gran fortuna y una envidiable colección de arte privada, de cuadros famosos con hermosas mujeres e importantes mujeres en su superficie. Hasta que un día, Virgil es contactado por una joven mujer que lo contrata para evaluar y vender las obras de arte heredadas por su padre. Esta misteriosa mujer al inicio no se muestra físicamente por sufrir de una extraña enfermedad, lo que llama la atención y curiosidad de Virgil (además de algunas piezas que llaman su atención), y cambiará prácticamente todos sus hábitos y su vida en general. 

El filme me ha resultado muy interesante, la base de la historia es muy llamativa y arranca con gran fortaleza, capturando inmediatamente la atención del espectador, que poco a poco va cayendo en la red que empieza a hilar Tornatore. Hay varios momentos de gran cine, que te recuerdan que detrás de cámaras hay un gran director. Sin embargo, también hay momentos, sobre todo llegando o pasando el ecuador del metraje, en que visiblemente se hace larga y se hacen evidentes algunas fisuras en el guión. Te lleva a preguntarte al final si eran necesarias algunas escenas dentro de los 124 minutos que dura toda la película. 

Aunque finalmente, la película logra salir bien parada, a pesar de sus evidentes fisuras, la película cumple, hay varios temas presentes, el engaño, la falsedad, lo auténtico, en fin, esa comparación entre las obras de artes y la propia vida con todas sus emociones. Todo esto, hace que al final queden algunas huellas en la mente del espectador tras el visionado, los distintos cambios en la trama, el aumento del ritmo y la intriga, pero sobre todo, la película logra permanecer en tu memoria, por el buen hacer de un notable reparto, encabezado por uno de los grandes actores vivos, el señor Geoffrey Rush, quien se transforma y da vida al excéntrico Virgil Oldman y borda su personaje en todo sentido, acompañado de Sylvia Hoeks, Jim Sturgess y Donald Sutherland, quienes también hacer un sobresaliente trabajo. 

En síntesis, una película muy interesante con muy buenos momentos, con algunas fisuras, y que pudo ser mejor. Pero en general, es un trabajo efectivo, en donde el sentimiento de satisfacción y sorpresa no se pierde y te mantiene pegado a la pantalla. Y donde podrán ver otra excelente actuación de Geoffrey Rush, quien es el gran protagonista y motor del filme. Por todo esto:   

6.5/10


Frases de la película
















No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada