domingo, 11 de diciembre de 2011

J. Edgar (Clint Eastwood)


J. Edgar, es otra de las películas que estaba muy ansioso por ver. Con solamente ver los dos grandes pesos pesados que tiene: Eastwood y DiCaprio, aparentemente nada podría salir mal.

En esta ocasión el gran Clint Eastwood narra la historia de uno de los hombres más polémicos, poderosos y temidos en la historia de los Estados Unidos: John Edgar Hoover o J. Edgar, un hombre que durante su vida llegaría a convertirse en el hombre más poderoso de América. Como director de la Oficina Federal de Investigación (FBI) durante casi 50 años, hizo cualquier cosa para proteger a su país. Ejerció el cargo durante tres guerras y sobrevivió a los mandatos de ocho presidentes. Hoover libró sus batallas contra amenazas, a veces reales y a veces sólo percibidas, y a menudo forzó las reglas con tal de velar por la seguridad de sus ciudadanos. Con métodos que fueron a menudo despiadados y en ocasiones heroicos, pero la anhelada recompensa de la admiración siempre le fue esquiva.

Hoover era un hombre que valoraba los secretos –sobre todo los de los demás- y no tenía reparos a la hora de utilizar esa información para ejercer poder sobre líderes políticos y personalidades de la nación. Era consciente del gran poder de la información y que el miedo muchas veces facilita la oportunidad; utilizó ambos y adquirió una influencia sin precedentes, forjándose una reputación tan tremenda como intocable.

En forma general, ese es un gran resumen sobre este personaje, en el cual se basa la película. El personaje como en otras ocasiones es fascinante por sí mismo, por lo que cualquier historia (bien hecha), debería resultar igual de fascinante. En este caso, lamentablemente no ocurrió.

J. Edgar posee un montaje correcto, la dirección de Eastwood es notable y trata de sacar adelante la película, pero a pesar de todos los esfuerzos no tiene una base sólida, y este es el guión. El orden y la estructura del guión, y algunos detalles en el mismo no mantienen una cadencia coordinada, digamos que yo lo vi un poco desordenado y no muy bien pulido o trabajado. En algunos momentos mantiene la atención sobre algo sin importancia en la trama, y en otras está bien, pero esas constantes fluctuaciones dejan ver un trabajo torpe. Tal vez, fue tanta la información de J. Edgar, que no se supo elaborar una síntesis correcta y muy bien hilada de parte de su historia.

En el inicio, no logré conectarme con la película. Luego fue mejorando, pero se queda en algunos buenos momentos, el resultado general sigue siendo torpe, y un trabajo fallido, a pesar de unas buenas intenciones.

He hablado del resultado general de J. Edgar, que para mí no fue perfecto. Sin embargo, la película tiene algunos momentos y unas escenas realmente muy buenas individualmente. En esta parte, como lo sospechaba, cumple muy bien. Ya que la historia, o las distintas historias de J. Edgar son interesantes por lo escandalosas, y estas son tratadas de forma correcta.

A pesar de las distintas historias, la película se centra un poco en la vida personal de J. Edgar, su relación con su irritante madre (un muy buen trabajo de Judi Dench), que en cierta forma lo limita y lo reprime muchas veces, en expresar sus verdaderos sentimientos. Esta parte, en la cual intentan sensibilizar y humanizar a J. Edgar un poco, es destacable, a pesar de ser un poco manipuladora. Sin embargo, Eastwood cuenta los aspectos de la vida de Edgar con mucho respeto, lo que tal vez hubiese sido interesante toques más “atrevidos”.

En cuanto a las actuaciones, Leonardo DiCaprio que interpreta a J. Edgar, yo pensaba que este iba a ser su “gran papel”, pero solamente se queda en algunos buenos momentos. Porque hay otros momentos donde su interpretación no me convence, y al contrario parece un poco forzada, sacando a relucir algunos “tics” típicos del actor. El maquillaje también pudo influir, ya que no convence totalmente en sus planos como hombre mayor. Al contrario, su compañero Clyde Tolson (interpretado por Armie Hammer), realiza la actuación más destacada del filme. Judi Dench correcta como siempre. Y Naomi Watts, correcta también, lástima que su personaje no aparezca mucho y sea de muy bajo perfil. Que desperdicio!!!

Siguiendo con el énfasis de la película en la vida privada de Edgar, es curioso que Eastwood se atrevió a plasmar la homosexualidad de Edgar, quien vivió enamorado de su mano derecha Clyde, quien también lo amó.

En síntesis, es un filme con buenas intenciones y algunas buenas escenas, pero en forma general fallido. Muchos dirán que es una película de las que gustan a los Oscar, y pueden tener razón. Pero en realidad, en un año de buen cine como este, creo que está película no debería tener muchas oportunidades. Y claramente, pudo ser mejor.

5.5/10

Trailer de J. Edgar


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada