miércoles, 13 de junio de 2012

Roland Garros 2012 (Análisis)


Llegó a su conclusión otra edición del Roland Garros, uno de los cuatro torneos de Grand Slam más emblemáticos y difíciles de ganar en general por algunos tenistas, junto con Wimbledom.

En esta edición, en ambas finales se jugaba con la historia, tanto en el tenis femenino como en el masculino. Por un lado, en las mujeres, María Sharapova podía completar el Grand Slam que le hacía falta, y por el otro lado de los caballeros, Djokovic podía conseguir lo mismo que María, el único Slam que le hacía falta, o Rafa podía lograr su séptimo Roland Garros y batir el record de Borg, además de sus 11° Slam en la cuenta personal (Ya Rafa había conseguido los 4 Grand Slams). Al final, sólo Rafa y María, pudieron lograr sus objetivos y seguir engrandeciendo su legado en la historia del tenis.

Lo que sí se puede decir por adelantado, es que nos quedamos este año sin “Golden Slam”, ya que los ganadores de Australia (Djokovic y Azarenka) no pudieron repetir. Y vamos a tener un resto de temporada muy vibrante, con lo que nos queda: Wimbledom, Juegos Olímpicos y USA Open.



A continuación haremos un repaso del campeonato:



Hombres:

En los caballeros, como decía en el post de principios de año, los torneos iban a estar entre cuatro nombres. Los cuatro mejores del circuito (Djokovic, Nadal, Federer y Murray). Murray poco a poco se está alejando del grupo, y la falta de confianza por ser el único del grupo que no ha ganado Grand Slam le pesa. En esta ocasión, estuvimos a punto de ver a los cuatro en la final, pero el gladiador David Ferrer derrotó a Murray en la semifinal. Es una pena con Ferrer, que también es excelente jugador, pero lastimosamente están en una época donde hay otros tres jugadores que están monopolizando todo y haciendo historia.

Djokovic tuvo un recorrido pesado, se le dificultó más su llegada a la final, en la cuarta ronda estuvo a punto de ser eliminado por Andrea Seppi, pero Novak sacó a relucir su alma guerrera y se impuso, doblegando el marcador. Así mismo, en cuartos de final con Tsonga, el francés estuvo a punto de ganarle, y estaba jugando súper bien, pero Novak nuevamente renació de las cenizas. Luego en semifinales le tocó con Federer, al que pudo controlar en tres sets, vengando su eliminación en semifinales el año pasado. Con esto Novak, llegó a su primera final en Roland Garros, con la oportunidad de completar los cuatro grandes.

Federer, como siempre estuvo jugando bien. En cuarta ronda tuvo un encuentro muy atractivo con una joven promesa que hay que tener pendiente, Goffin. El joven le arrebató el primer set en 7-5 y asustó a Federer, que al final logró imponerse. Luego en cuartos se enfrentó a Del Potro, otro que ha estado mejorando desde su lesión, y Federer tuvo que levantar dos sets abajo, para ganarle a Del Potro, que al final bajó el ritmo de su juego. Pero ya está cogiendo forma nuevamente el argentino, y hay que seguirlo.

Por el otro lado del cuadro, Ferrer con Murray, fue la semifinal, que terminó con un gran triunfo del español. Y Nadal, que después de arrasar con todos en tres sets, en cuarta ronda a Mónaco y en cuartos a Almagro. Luego en semifinales destrozó a Ferrer, dejándolo ganar solamente cinco juegos. Y la final, contra Djokovic, fue simplemente genial. Los dos primeros sets, Nadal se impuso con contundencia, pero como a veces pasa, los marcadores fueron un poco mentirosos, ya que en un solo punto, a veces demoraban bastante tiempo jugándolos. Fueron muy disputados, pero Nadal lo venció en ambos, mostrándose agresivo, preciso y seguro. En el tercer set, fue cuando empezó a llover, y Nadal iba imponiéndose, pero la pista empezó a humedecerse más, haciendo la superficie más dura, beneficiando el juego de Novak, contundencia en lo plano. Por lo que se impuso seis juegos seguidos para ganarle a Nadal el tercer set, con un Rafa contrariado. Las constantes interrupciones beneficiaron y perjudicaron a ambos por igual, y lo justo era esperar que la pista estuviera en condiciones, ya que ambos se estaban resbalando. Cosa que podría traer lesiones. Por eso, fue lo mejor aplazarlo. Aunque Nole hubiese preferido seguir. El día siguiente, aunque siguió la lluvia, y la pista volvió a humedecerse, siguieron jugando y finalmente Nadal se impuso y logró su séptimo trofeo de Roland Garros, superando el record de Borg, y su undécimo título de Grand Slam, empatando en el cuarto puesto de los más ganadores de la historia, que lidera Federer con 16.

El panorama en los próximos torneos para los caballeros sigue igual, los mejores seguirán viéndose las caras en las finales, posiblemente con Nadal y Djokovic en las finales. Esperamos que Murray, Del potro, Federer, Tsonga, Ferrer, y los otros puedan hacer más fuerza. Y sin perder de vista a la nueva generación que poco a poco se va mostrando, como Goffin en esta ocasión.

Al igual que mencioné en el post de principios de año, no perder de vista a Federer, tiene su record en Wimbledom, y él también quiere lo que quieren las Williams, seguir haciendo historia, en la superficie predilecta que dominó la pasada década. Y aprovechará que los Juegos Olímpicos se jugarán en el césped sagrado.




Mujeres:

El torneo de mujeres, como es normal en los últimos años, tuvo una campeona diferente. Azarenka como número uno del mundo al inicio del campeonato, era la gran favorita, esperaba mucho más de ella, pero perdió en cuarta ronda con Cibulkova en dos sets. Fue una de las grandes sorpresas. Aunque en la siguiente ronda Cibulkova cayera en manos de otra favorita Samantha Stosur, la ganadora del US Open del año pasado. Stosur estaba jugando muy bien, pero en semifinales no pudo hacer nada contra Sara Errani, la sorpresiva finalista de esta edición. Errani jugó un excelente campeonato, pero le falta mejorar muchos aspectos de su juego.

Por el otro lado del cuadro, se encontraba la campeona de Roland Garros del año pasado, la china Na Li, que lastimosamente perdió también en cuarta ronda, por parte de la sorpresiva Shvedova. La que en la siguiente ronda caería en manos de otra de las favoritas, Kvitova. Kvitova, la ganadora de Wimbledom del año pasado, llegó lejos y protagonizó la semifinal menos emocionante, al caer aplastada por Maria Sharapova. Sharapova en este campeonato estuvo aplastante, jugando en su mejor nivel, como en sus mejores tiempos, e incluso mejor. Ha mejorado muchos aspectos que le estaban complicando bastante. Luego de una mala racha, posterior a su operación en el hombro. Yo pensaba que María no volvería a ser la misma, porque parecía que jugaba con cuidado para no lastimarse, por lo que hacía muchas doble faltas y errores. Sin embargo, su nuevo entrenador parece haberle dado confianza, y ha regresado a un excelente nivel. Y me alegra verla, porque se convirtió en la sexta mujer en ganar los cuatro Grand Slam, la segunda de las jugadoras en activo, luego de Serena Williams.

En los siguiente torneos, tendremos un cuadro femenino más que interesante, María volvió al número uno del ranking en su mejor forma, Azarenka que tuvo su resbalón en Roland Garros, regresará con fuerza porque juega muy bien y ya ganó su primer grande. Kvitova, intentará defender el título en Wimbledom, y esta chica cada vez juega mejor. Na Li, otra gran jugadora también estará en la pelea. Stosur, ya tiene la confianza de su primer grande. Wozniaki, veremos que puede hacer sin la presión de ser la número uno. Y hay que estar pendientes de la número tres del mundo Agnieszka Radwanska, que hace mucho tiempo fue considerada una gran promesa, y ya está empezando a dar sus frutos. Creo que tiene que mejorar muchos detalles en su tenis, como el saque y la movilidad, pero está en buen camino. Ella le ganó a Venus Williams en la segunda ronda del Roland Garros, aunque luego perdió en tercera ronda con la experimentada Kuznetsova, otra que tampoco hay que dejar de mirar.

Ahora me remito a las hermanas Williams. Ambas perdieron en la primera y segunda ronda del torneo, el peor resultado de sus carreras. El polvo de ladrillo nunca ha sido su terreno predilecto, pero sin embargo pudieron llegar ambas a una final, donde Serena ganó su único trofeo en Roland Garros. Serena perdió en primera ronda con Razzano, en un partido extraño, ya que Serena ganó el primer set y tenía Match Point en el segundo y se dejó llevar por los nervios y perdió. Esta fue una gran sorpresa porque Serena está jugando muy bien. Y Venus perdió en segunda ronda con Radwanska, nada menos que la número tres del mundo. Fue duro ver ese partido, porque se notaba la superioridad de Agnieszka, y Venus al final luchó unos puntos como en sus grandes momentos, pero fue inútil. Sin embargo, es un privilegio verla jugar todavía.

Como les mencioné en un post a inicio de este año sobre las predicciones, no hay que descartar a las hermanas. Serena aún está bien, Venus creo que se retirará a finales de este año, por lo que ambas quieren terminar el año a lo grande, y que mejor torneo que demostrarlo que Wimbledom, el torneo que entre ambas se repartieron en la pasada década y lo ganaron nueve veces, con cinco de ellos para Venus. El césped es su superficie, y van a defender su territorio. Venus va a tratar de luchar para clasificarse a los olímpicos y jugar junto con su hermana por los Estados Unidos, ya que en estos momentos no está clasificada, tiene que subir en el ranking. Así que no hay que perderles el rastro en los próximos meses, porque los olímpicos se jugarán en las mismas canchas de Wimbledom, y ese es su mayor incentivo. Si ambas llegan en óptimas condiciones, podemos estar viendo excelentes torneos en el cuadro femenino, con ellas dos y las anteriores mencionadas.

Esperemos a ver!

El próximo torneo de Grand Slam y donde se celebrarán los Juegos Olímpicos:




No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada