viernes, 17 de junio de 2011

La Naranja Mecánica (Stanley Kubrick)



La Naranja Mecánica (Stanley Kubrick)

¿Qué puedo decir de este súper clásico que ya no haya dicho?

Que es una de las mejores películas de la historia del cine, que es una de las más grandes obras maestras (sino la mejor) del gran Kubrick.

Absolutamente todo es perfecto, las imágenes, las actuaciones (sobre todo la del gran Alex), el guión, la dirección, la fotografía, la música y como la maravillosa música de Beethoven es mezclada con las escenas, en su mayoría de violencia, simplemente genial.

Una interesante visión de la sociedad futura, que hay que decir que viene de un gran libro escrito por Anthony Burguess, quien escribió el libro inspirándose de una terrible experiencia propia donde unos ladrones lo asaltaron, violaron y mataron a su esposa. Así como Kubrick lo muestra en una gran escena, donde Alex y su manada entran a la casa de un escritor y hacen lo mismo.

La película fue muy criticada en su época, por la muestra de la ultraviolencia y la inducción de los jóvenes a cometer crímenes, sin embargo el mismo escritor del libro lo defendió, aún cuando nunca le perdonó haber cambiado una pequeña cosa al final, la mentalidad de Alex.

Luego que Alex es atrapado por la policía y es encarcelado, se casualidad se entera de un nuevo tratamiento experimental que están haciendo unos médicos para disminuir el número de presos en las cárceles y para cambiarlos completamente, “mejorarlos”. Es entonces cuando conocemos el gran método “Ludovico”, ese que nos muestra una de las imágenes más famosas de la historia del cine. A Alex en una silla con unas pinzas que abren sus ojos, para que pueda ver los videos sin pestañear. Ese tratamiento hace algo, que hoy en día es muy común: “destruir el libre albedrio en la persona”, no hay capacidad de elección, te dicen lo que está bien y lo que está mal. Y es entonces, cuando surge un concepto que es como según el libro se debió llamar en realidad: “El Hombre Mecánico”.

Todo esto recuerda a la gran obra de Aldous Huxley “Un Mundo Feliz”.

Actualmente observamos la violencia que Kubrick nos mostró hace años como si fuese algo normal, ¿le podemos echar la culpa a Kubrick o Burguess?, Claro que no, ellos describían lo que ya pasaba en su época, nada nuevo.

Es incomprensible como esta obra de arte fue ignorada en muchas premiaciones, precisamente por su polémica, pero el tiempo le ha dado su estatus.

Definitivamente una obra de culto para no dejar de verse, para observar la perfección en el cine. Y la gran actuación de Alex, magistral. Uno de los villanos más famosos del cine después del gran Hannibal Lecter.

10/10

Trailer de La Naranja Mecánica


Frases de La Naranja Mecánica:

Mientras andábamos por el borde del muelle, iba yo aparentemente tranquilo, pero cavilando todo el tiempo. Así que Georgie sería ahora el General, dictando lo que teníamos hacer o no hacer, y Dim su perro faldero de sonrisa boba. Pero de repente caí en la cuenta que el pensar es para los atristos, y que los omniosos cuentan con la inspiración y con lo que el Señor manda. Porque ahora venia en mi ayuda una música deliciosa... Había una ventana abierta, con un tocadiscos en marcha, y en seguida videé el camino a seguir...

  • (Alex,en off, antes de pelearse con sus drugos)
La violencia engendra violencia.
  • (Inspector de policía)
Me desperté...los dolores y las náuseas volvieron a mí como una fiera... entonces comprendí lo que pasaba, la música que sonaba abajo era la de mi viejo amigo Ludwig Van y su terrible Novena Sinfonía...de pronto vidée lo que tenía que hacer, lo que quería de verdad hacer, evaporarme de una vez, largarme para siempre de este mundo cruel y sin piedad, un instante de dolor una vez y después el suelo para siempre por los siglos de los siglos
  • (Alex en su intento de suicidio)
Sin lugar a dudas, me había curado.
  • (Alex)
Que paz, que paz celestial, era la suntuosidad y la untuosidad hechas carne, como un pájaro de un raro metal celeste o como un vino de plata fluyendo en una nave espacial. La ley de la gravedad ya no cuenta para nada, mientras escuchaba, vi imágenes maravillosas.
  • (Alex al escuchar la novena sinfonía de Beethoven en su cuarto)

(En la comisaría)

Mr. Deltoid : Bueno, esto sí que ya es lo último. Lo último de verdad, sí. Ya eres un asesino, pequeño Alex. Un verdadero asesino.
Alex: Eso no es cierto, señor. fue solo un pequeño tolchok. Todavía respiraba, lo juro.
Mr. Deltoid: Vengo ahora del hospital, esa señora acaba de morir.
Alex: Está usted tratando de asustarme, señor, ¿a que sí?. Es una nueva forma de tortura, ¿a que sí?
Mr. Deltoid: Será tu propia tortura.

Enlace

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada