miércoles, 16 de noviembre de 2011

La Insoportable Levedad del Ser (Milan Kundera)


La Insoportable Levedad del Ser es sin duda uno de los mejores libros que he leído. Milan Kundera escribe un libro excelente con una prosa atrapante e hipnótica. La estructura narrativa no sigue los patrones comunes de la novela convencional, sino que juega con el tiempo, utilizando flashbacks sin previo aviso, pero en ningún momento el lector se pierde en la trama. Al contrario, Kundera inicia un proceso en donde envuelve al lector, hasta que lo convierte en otro personaje de su obra. Y allí entonces vendría otra de las grandes virtudes de este libro, la gran profundidad psicológica que logra el autor a cada uno de sus personajes. No se limita a mostrarlos superficialmente, sino que nos sumergimos en sus pensamientos y en su psique, llegando a sentir todo lo que ellos sienten.

Aunque recurre mucho al narrador omnisciente, una voz que se encarga de describir absolutamente todo y tener voz propia para anexar una variedad de discursos filosóficos que se amoldan perfectamente a las situaciones planteadas a lo largo de la historia.

Comparto la sinopsis del libro:

“La insoportable levedad del ser, es una extraordinaria historia de amor, es decir, de celos y sexo, de traiciones y muerte, y también de las debilidades y paradojas que marcan la vida de dos parejas cuyos destinos se entrelazan irremediablemente.

En esta novela ya clásica, el lector penetra en la trama de actos y pensamientos que el autor va tejiendo con diabólica sabiduría en torno a sus personajes. Y, de manera magistral, lo que parece simple anécdota –los celos de Teresa hacía Tomás, el terco amor de este por ella pese a su irrefrenable deseo de otras mujeres, el idealismo lírico de Franz, amante de Sabina, y la necesidad de ésta, amante también de Tomás, de perseguir una libertad que tan sólo la conduce a la insoportable levedad del ser- se convierte en reflexión sobre los problemas filosóficos que afectan a cada uno, cada día.”

A través de estas dos parejas: Tomás – Teresa y Franz y Sabina, Milan Kundera nos transporta en su análisis psicológico de cada uno de ellos. Ellos a la vez representan distintas personalidad, emociones, deseos etc. Por lo que a la vez presenciamos una gran radiografía a la naturaleza humana, sus emociones, sus debilidades y sus relaciones. La gran utilización que hace el autor a los términos de Peso/Levedad es fantástica y profunda. Hay muchos fragmentos memorables y destacados que hacen brillar a todo el libro.

El libro dividido en siete partes:

  1. La levedad y el peso
  2. El alma y el cuerpo
  3. Palabras incomprendidas
  4. El alma y el cuerpo
  5. La levedad y el peso
  6. La Gran Marcha
  7. La sonrisa de Karenin

En cada uno de esos capítulos, Kundera desarrolla la historia en su innovadora hiladora narrativa, mencionando al inicio y casi al final al gran filosos Nietzsche, que sin dudas fue parte de la inspiración de la gran obra.


Definitivamente una historia magistral. Con tantas frases, que comparto algunas cuantas:

"La cultura sucumbe bajo el volumen de la producción, la avalancha de letras, la locura de la cantidad. Por ese motivo te digo que un libro prohibido en tu país significa infinitamente más que los millones de palabras que vomitan nuestras universidades"

"[…] porque todo en este mundo está perdonado de antemano, y por tanto, todo cínicamente permitido."

"Pero es precisamente el débil quien tiene que ser fuerte y saber marcharse cuando el fuerte es demasiado débil para ser capaz de hacer daño al débil."

"No hay nada más pesado que la comprensión. Ni siquiera el propio dolor es tan pesado que el dolor sentido, por alguien, para alguien, multiplicado por la imaginación, prolongado en mil ecos."

"Los hombres quieren ser dueños del futuro sólo para poder cambiar el pasado."

"Los amores son como los imperios: cuando desaparece la idea sobre la cual han sido construidos, perecen ellos también."

"La verdadera bondad humana, con toda su pureza y libertad, puede ponerse en primer plano sólo cuando su recipiente no tiene poder. El verdadero examen moral de la humanidad, su examen fundamental (que yace enterrado profundamente lejos de la vista) consiste en su actitud ante esos que están a su merced: los animales. Y en este sentido la humanidad ha sufrido una derrota. Una derrota tan fundamental que todas las demás provienen de ahí."

"¡En efecto, quien busque el infinito, que cierre los ojos!"

"La nostalgia del paraíso es el deseo del hombre de no ser hombre".

"El desacuerdo con la mierda es metafísico. El momento de la defecación es una demostración cotidiana de lo inaceptable de la Creación."

“La persona que desea abandonar el lugar en donde vive, no es feliz”.

“El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien (este deseo se produce en relación con una cantidad innumerable de mujeres), sino en el deseo de dormir junto a alguien (este deseo se produce en relación con una única mujer)”.

“El campo de concentración es un mundo en el que las personas viven permanentemente juntas, de día y de noche. La crueldad y la violencia no son más que rasgos secundarios (y no imprescindibles). El campo de concentración es la liquidación total de la vida privada.”

“¿Qué es la coquetería? Podría decirse que es un comportamiento que pretende poner en conocimiento de otra persona que un acercamiento sexual es posible, de tal modo que esta posibilidad no aparezca nunca como seguridad. Dicho de otro modo: la coquetería es una promesa de sexo sin garantía”.

“Así es el momento en que nace el amor: la mujer no puede resistirse a la voz que llama a su alma asustada; el hombre no puede resistirse a la mujer cuya alma es sensible a su voz.”

“Parece como si existiera en el cerebro una región totalmente específica, que podría denominarse "memoria poética" y que registrara aquello que nos ha conmovido, encantado, que ha hecho hermosa nuestra vida.”

“El amor empieza en el momento en que una mujer inscribe su primera palabra en nuestra memoria poética.”

“Los personajes no nacen como los seres humanos del cuerpo de su madre, sino de una situación, una frase, una metáfora en la que está depositada, como dentro de una nuez, una posibilidad humana fundamental que el autor cree que nadie ha descubierto aún o sobre la que nadie ha dicho aún nada esencial.”

“Una novela no es una confesión del autor, sino una investigación sobre lo que es la vida humana dentro de la trampa en que se ha convertido el mundo.”

“Amarrar el amor al sexo ha sido una de las ocurrencias más extravagantes del Creador.”

“Es posible que no seamos capaces de amar precisamente porque deseamos ser amados, porque queremos que el otro nos dé algo (amor), en lugar de aproximarnos a él sin exigencias y querer sólo su mera presencia.”

“La felicidad es el deseo de repetir.”

"Para Sabina, vivir en la verdad, no mentirse a uno mismo, ni mentir a los demás, sólo es posible en el supuesto de que vivimos sin público. En cuanto hay alguien que observe nuestra actuación, nos adaptamos, queriendo o sin querer, a los ojos que nos miran y ya nada de lo que hacemos es verdad. Tener público, pensar en el público, eso es vivir en la mentira. Sabina desprecia la literatura en la que los autores delatan todas sus intimidades y la de sus amigos. La persona que pierde su intimidad, lo pierde todo, piensa Sabina. Y la persona que se priva de ella voluntariamente, es un monstruo. Por eso Sabina no sufre por tener que ocultar su amor. Al contrario, sólo así puede "vivir en la verdad".

¿Es inocente el hombre cuando no sabe?, ¿un idiota que ocupa el trono está libre de toda culpa sólo por ser idiota?

¿Tiene usted una opinión tan elevada de la gente que le rodea como para que le importe lo que vayan a pensar?

"No lo decía con mala intención. Incluso sonreía. Era una sonrisa completamente distinta, otra de las sonrisas del voluminoso herbario de las sonrisas: una sonrisa de feliz superioridad moral"


"- ¿Y por qué no utilizas nunca tu fuerza contra mi?

- Porque amar significa renunciar a la fuerza - dijo Franz con suavidad.

Sabina se dio cuenta de dos cosas: en primer lugar, de que aquella frase era hermosa y cierta. En segundo lugar, de que, al pronunciarla, Franz quedaba descalificado para su vida erótica."


"Nietzsche sale de su hotel en Turín. Ve frente a él un caballo y al cochero que lo castiga con el látigo. Nietzsche va hacia el caballo y, ante los ojos del cochero, se abraza a su cuello y llora. Esto sucedió en 1889, cuando Nietzsche se había alejado ya de la gente. Dicho de otro modo: fue precisamente entonces cuando apareció su enfermedad mental. (...) Nietzsche fue a pedirle disculpas al caballo por Descartes. Su locura (es decir, su ruptura con la humanidad) empieza en el momento en que llora por el caballo."


Sin dudas, una excelente novela, que además de tener una excelente historia, contiene tratados filosóficos y descripciones, que permiten ahondar en los aposentos de la mente humana.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada