sábado, 1 de diciembre de 2012

Confessions (Tetsuya Nakashima)



“Confessions” es un filme japonés de Tetsuya Nakashima, estrenada en el 2010. Es una película impresionante, que aborda muchos temas. Una brutal crítica a la educación y en forma general a la sociedad.

El filme con un guión del mismo Nakashima, basado en una novela de Kanae Minato, cuenta la historia del el último día de clases en un instituto en Japón. La profesora de una de las clases despide a sus alumnos, les dice que va a dejar la escuela y además les hace una confesión: Que su hija de 4 años, que aparentemente murió ahogada en la piscina de la escuela, fue en realidad asesinada por dos estudiantes de esa misma clase. Los estudiantes hablan mientras ella habla, pero a medida que van escuchando su confesión, dejan de hablar y la escuchan atentamente. Termina su discurso diciendo que ha iniciado su venganza con los estudiantes culpables del homicidio.

Toda esa escena anterior, transcurre en un prólogo simplemente magistral, que dura aproximadamente 30 minutos. Con planos muy cuidados y artísticamente destacables. Luego de su confesión, inicia la acción del filme, que luego de ese inicio tensionante, coge un ritmo increíble que es mantenido hasta el final.

Aunque el filme tiene algunos excesos y en ocasiones inverosímil en pequeños detalles. Los planos en cámara lenta son abusivos, pero se hace con tanta calidad y maestría que lo pasas por alto. Además de la música y la fotografía, todo en conjunción con esos planos eleva la calidad del filme.

Siempre me he preguntado como un país como Japón, que ha hecho tantos animes, muchos de ellos obras maestras, por su inteligencia y calidad, no haya producido igual número de largometrajes. Que debo decir, que si ha tenido, y esta es una de ellos. La he relacionado con alguno de esos animes que me han encantado e impresionado por la inteligencia con la que son  construidas y estructuradas. A pesar de los excesos que siempre he aceptado cuando son totalmente justificados y aprovechados.

El filme es un viaje de emociones, que conmueve, te deja frío y aguantando la respiración, te repugna y te estremece.

También debo mencionar que me recordó un poco a la obra maestra japonesa de Akira Kurosawa: “Rashomon”. Ese filme que también explora los distintos puntos de vista de una situación problema. Distintas confesiones. Así como lo vemos en este filme, las distintas confesiones de los implicados que van develando detalles que los otros ignoran u ocultan. 

Es innegable también la crítica a tantos aspectos de la sociedad, la familia, la escuela, las leyes, en fin. Tiene tantos detalles. El chico genio y artífice del homicidio que sólo quiere el amor y la aceptación de su madre, la chica que se escuda y tiene un alter ego detrás de una página de internet y la madre que sufre por la muerte de su hija y sólo quiere venganza, entre otros.

En síntesis, un filme magistral, una gran película y una obra maestra del cine japonés. Muy recomendada y que merece ver vista. 


8/10











No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada