domingo, 16 de octubre de 2011

Midnight in Paris (Woody Allen)


Desde el primer segundo de esta película, ya empieza el deleite, con unos primeros minutos de presentación de uno de los grandes protagonistas de la película: París. Imágenes bellas que te encantan con una música exquisita que acompaña de forma placentera el prólogo visual de esta última obra de Woody Allen. Cuando terminé de verla, mi primera reacción fue: “Me ha encantado”. El gran cineasta en su típico y único estilo vuelve a su mejor forma con sus ingeniosas, grandiosas y a la vez divertidas comedias, que siempre llevan a la comedia a otro nivel. Es su gran regreso después de la otra genial “Match Point” en el 2005, aunque esta era un drama. Por eso, me encanta tener a Allen de vuelta para enaltecer a la comedia, luego de tantas comedias basura que predominan las carteleras de cine del mundo.

Esta obra de arte que hace un homenaje al arte en distintos tiempos y épocas, tiene un argumento y un guión muy original con mucha fuerza, diálogos ingeniosos, de los cuales varias líneas pertenecen a Gil Pender (Owen Wilson), un escritor y guionista cinematográfico, que no es más que la voz del mismo Allen.

Hay muchos símbolos y reflexiones dentro de todo el argumento, como la gran y eterna pregunta ¿Todo tiempo pasado fue mejor? Pienso que en respuesta a esta pregunta, Allen da una interesante reflexión sobre el posicionamiento de las distintas edades de oro en el arte. En donde, cada época siempre ha pensado que sus predecesoras son las edades de oro, y esa fue la mejor época. Ignorando tal vez, que el presente que vivimos ahora será la época de oro de algún futuro. Y eso siempre ha ocurrido, en los años 20 tal vez no pensaban que estaban construyendo algo especial, nosotros tampoco. Por esto, aquí encuentro una de las más bellas reflexiones del filme.

París, como es normal en Allen, la ciudad se convierte en una de las protagonistas principales de la película con imágenes bellas y majestuosas, que trasmiten la magia de esa ciudad, sobre todo en la medianoche, donde Gil vive la magia de París visitando distintas épocas de la historia de la ciudad, conociendo a los distintos artistas representativos de cada época, en donde encontramos a Gertrude Stein (Kathy Bates lo hace muy bien), Salvador Dalí (Adrien Brody lo interpreta de una forma muy singular, jeje), Cole Porter, Zelda Fitzgerald, Scott Fitzgerald, Ernest Hemingway, Pablo Picasso, Man Ray, Luis Buñuel, T.S Elliot, Henri Matisse y Adriana de Burdeos (Interpretada por la exquisita Marion Cotillard, que hace una genial y encantadora interpretación de la amante de Modigliani, Picasso, Hemingway etc.) y que también se enamora de Gil, con quien comparte su amor por el pasado.

Gil, es un escritor que llega a París en busca de inspiración para enriquecer su novela, luego de su éxito como guionista de Hollywood, del que no se siente muy satisfecho. Luego, haciendo un poco de analogía al surrealismo, al momento que llega la medianoche en París, pasa un carro en donde siempre van algunos de los grandes artistas que conoce en esas aventuras de medianoche. En el proceso de creación de su novela Gil recibe consejo de todos estos artistas, siendo la señora Stein la que le realiza las correcciones personales. Es interesante, porque existe el mito de que todos los buenos escritores deben ir a París, o creo que incluso que aplica a todos los artistas.

Allen, relaciona algunos de los datos de la película con las obras de algunos de los artistas en su proceso de creación. Entre todos esos guiños, mi favorito y a la vez una de las mejores escenas, es cuando parece darle la idea de “El Ángel Exterminador” a Luis Buñuel, una de las grandes películas del gran cineasta.

En todo ese proceso de encantamiento y esa gran experiencia que tiene Gil, se enfrenta y reflexiona sobre distintos temas que lo ayudan a madurar como escritor y como persona. Mientras que Adriana se queda en los años 20, él decide regresar y a la vez renovar su vida, en donde actualmente se encuentra comprometido con Inez (Rachel McAdams, que aunque le tocó el papel de novia intensa, siempre esta genial), que no comparte muchas cosas que Gil piensa. Además que tiene unos amigos que nada le simpatiza a Gil, entre ellos una amiga de Inez y su novio pedante en mayúsculas, que Woody Allen lo representa con mucha gracia, dando un mensaje interesante.

El final me gustó mucho, termina con otra imagen que el mismo Allen en la apertura del Festival de Cannes (recordemos que esta película abrió el prestigioso Festival de Cannes, fuera de competición) mencionó que le encantaba: La imagen de París bajo la lluvia. Imagen que también encantaba a su protagonista Gil. Y además con un Gil, siguiendo sus convicciones y su espíritu.

He escuchado algunas críticas, donde mencionan que Allen es un poco pedante en la película. Comentarios con los que no estoy nada de acuerdo. Una persona que no conozca a los artistas que presentan y sus obras presentadas en la película, puede que no capte en el primer visionado estos detalles que Allen utiliza. Pero igual creo que pueden llegar a disfrutarla, aunque el deleite completo sea con la interpretación de estos pequeños detalles. Sin embargo, para el segundo visionado se pueden buscar información sobre los anteriores artistas que aparecen en la película.

Para mi es una obra de arte, muy recomendada para disfrutar a uno de los grandes cineastas vivos, todavía en su mejor forma.

8/10

Trailer de Midnight in Paris





No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada