lunes, 20 de enero de 2014

In the Fog (Sergei Loznitsa)

Comentario de la película In the Fog





Segundo largometraje del reconocido documentalista de Bielorrusia, Sergei Loznitsa. Loznitsa, quien inició su carrera a finales de los 90, ha tenido una carrera muy productiva, sobre todo en la realización de largometrajes y mediometrajes documentales, donde se destacan: The Settlement (2002), Landscape (2003), Fábrica (2004) y Bloqueo (2006), entre otros interesantes trabajos en donde los temas tratados se extienden desde los estudios profundos y cotidianos de su natal Rusia, en los campos, en la guerra y en todos esos eventos que marcaron para siempre la historia en el siglo pasado. Siempre con un ritmo pausado, detallista y abrumador, que aunque nunca trabaja con música, es capaz de mantener con el poder de sus imágenes la atención del espectador. Todos estos detalles se verían reflejados en su primer largometraje, presentando en el Festival de Cannes en el 2010, su filme “My Joy”, en donde nuevamente retrata la vida rural, el paisaje cotidiano de las personas, que mientras más se acerca a la descripción de los personajes, al mismo tiempo queda develado su aproximación a los rincones oscuros de la naturaleza humana. 

El año pasado presentó un largometraje y un documental. El documental titulado “El Milagro de San Antonio”, que al parecer tenía una temática muy diferente a todo lo que el director ha tratado anteriormente, se veía muy interesante y tuve la oportunidad de verlo en el FICCI 2013, pero lamentablemente no pude asistir a su proyección pro cruce de horarios. Sin embargo, el largometraje que estrenó fue presentado con gran éxito en la edición de Cannes 2012, donde logró el premio FIPRESCI de la crítica internacional, además de excelentes críticas. Hace unas semanas he tenido la oportunidad de ver su segundo largometraje “In the Fog” o “En la Niebla”, y me he llevado una enorme sorpresa.

“In the Fog”, sigue con muchos de los temas del director, en esta ocasión la acción se ambienta en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, que aunque ya muchos estén cansados del uso de la temática, aún quedan muchas historias por contar desde distintas perspectivas. Y es esto lo que logra Loznitsa, al dedicar su filme a explorar y develar parte de la naturaleza humana y los dilemas morales en tiempos de guerra. Con un impecable despliegue técnico y visual (y nuevamente sin música), el director emprende el viaje de dolor y culpa con un ritmo un poco lento, pausado y contemplativo hacía lo cotidiano, como es muy común en el cine del director, por lo que el espectador debe tomar fuerzas para disfrutar de ese primer tramo, para poder llegar y disfrutar de la continuación del metraje, que contiene algunas de las mejores escenas vistas en el cine del año pasado. 

Sin más preámbulos, la película dirigida y escrita por Loznitsa, quien se basó en la novela de Vasil Bykov del mismo título, cuenta la historia de Sushenya, un hombre que es acusado de traición, al supuestamente haberse aliado con los alemanes y haber permitido con ello la ejecución de otros tres compañeros, con quienes habían descarrilado un tren. Sushenya, quien había sido acusado junto con sus compañeros por tal acto, queda sospechosamente en libertad, alimentando las dudas de sus compatriotas. Es por ello que un día llega a su casa Burov, un antiguo amigo de la infancia, quien junto a Voitik sacan a Sushenya de su casa con la intención de hacerle pagar por fin la traición. Pero algo ocurre esa noche, en la neblina noche, que no les permite llevar a cabo su objetivo. 

Esa es la base de la historia, que aunque cuento la sinopsis de forma lineal, la narración del filme es precisamente no lineal, con recurrencia a los flashbacks y un constante cambio entre presente y pasado, en donde poco a poco el mismo espectador va desvelando la telaraña de la historia. Una historia que encierra mucho dolor y hace un aterrador retrato del peso de la conciencia y la culpa. 

El ritmo va totalmente en crecimiento en el transcurso del metraje, desde el pausado inicio, donde nos presentan poco a poco a los personajes y algunas de sus acciones, en esta contemplación del ser humano y la naturaleza, que me recordó mucho al gran maestro ruso Andrei Tarkovsky, sobre todo en su filme “Nostalghia”, muchos paisajes y movimiento me remitieron a ese filme en específico. Lo que deja entrever que Loznitsa guarda respeto por los grandes directores rusos, que con tanta maestría y poesía describían la cotidianidad y los recovecos del ser humano.  

Las actuaciones son muy destacables y naturales, la fotografía es excelente, la dirección es muy notable, con varios largos planos secuencia realizados con gran pulso y detalle, que aunque no cuenten con el acompañamiento musical, te mantienen a la expectativa y con gran intriga en las escenas más emocionantes. Hay varias escenas que me gustaron mucho y aún las tengo grabadas. Y qué decir de los distintos simbolismos en el filme, sobre todo del más grande de todos, como es la misma niebla, gran protagonista, que siempre se encuentra presente para ocultar el horror, la miseria, la maldad y la desesperación del ser humano. Sobre todo en ese impactante final, gran broche de oro para la aventura de 127 minutos, que aunque pueda ser muy pesada al inicio para muchos espectadores y en las divisiones de la trama, sin dudas se verán recompensados si le encuentran el ritmo. 
Recomendada para los espectadores de retos y que admiren la poesía visual en escena.  Me ha gustado mucho, pero le ha faltado algo para considerarla una obra maestra, pero sin dudas estuvo muy cerca y lo consigue por momentos. Por todo esto:

8/10



Frases de la película






Comentario de la película In the Fog



Vladislav Abashin



Vladimir Svirskiy



Comentario de la película In the Fog

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada