domingo, 26 de enero de 2014

La Grande Bellezza (Paolo Sorrentino)

Comentario de la película La Grande Bellezza





La última película del director italiano Paolo Sorrentino me ha impresionado increíblemente. Confieso que aunque es ya su sexto largometraje, desde sus inicios en el nuevo milenio, nunca me habían emocionado o gustado especialmente alguno de sus anteriores filmes. En efecto, recuerda al gran Fellini y a su “Dolce Vita”, esos paseos sin rumbo fijo, merodeando y paseando por las calles de Roma y mostrando sus distintos rostros, son antológicos. Pero apartando la referencia, Sorrentino logra apropiarse de la historia y trasladarla hacia los años recientes, en donde podemos ver que hay cosas que no cambian, no sólo en Roma sino en todo el mundo; la falsedad, la hipocresía, la diversión, la locura, la maldad, la nostalgia y sobre todo la gran belleza, esa que Gep lleva tratando de encontrar durante toda su vida buscando la inspiración y la redención.

El filme alcanza una dimensión universal, comprobando la vieja sentencia… de que todos los caminos llevan a Roma. Durante 150 minutos, el director te traslada por distintos escenarios, la ciudad y la gente tienen el mismo protagonismo, poseen alma y el director hace gran homenaje al simbolismo de Fellini. Un simbolismo recurrente durante todo el metraje, desde las añoranzas oníricas de Gep hasta esa bellísima escena donde caminando por la noche se encuentra con la célebre actriz francesa Fanny Ardant, quién realizó un cameo en el filme. En esa escena, donde Gep, un hombre mayor, que empieza a sentir el peso de los años, se encuentra con como él mismo llama “Madame Ardant”, una actriz de avanzada edad que aún mantiene rasgos de su belleza y que se detiene en un momento atendiendo al llamado de Gep y tienen un intercambio de miradas, en donde no son necesarias las palabras. Y luego la cámara sigue el recorrido de la actriz, quién camina como la diva que fue en años anteriores. En esta, como en muchas otras escenas del filme, seguimos y acompañamos a Gep en su búsqueda de la belleza. 

Brillantemente filmada, con una exquisita fotografía, un sólido guión lleno de perlas, una música que se adapta muy bien a cada escena, resaltando “The Beatitudes” de Vladimir Martynov, una melodía recurrente y nostálgica que prácticamente te conmueve en cada escena que ameniza y acompaña, además de una variedad de planos de enorme belleza, los cuales vivimos con sentimientos superlativos de nostalgia, tristeza, aunque Sorrentino siempre te saque alguna sonrisa en ese paseo de emociones. A todo esto, hay que reconocer las excelentes actuaciones, con una mención especial para su protagonista Toni Servillo, quién es el espejo de la ciudad, de la gente alrededor y de nosotros mismos, realiza una actuación para el recuerdo y de las mejores interpretaciones masculinas del año. 

Mientras veía el filme, me pasó algo curioso, y es que ante tanta maestría quería que el filme terminara rápido, antes de que el director la estropeara, jejeje porque los antecedentes me lo advertían. Pero afortunadamente ese momento no llegaba, y el éxtasis al contrario se extendía. Ya al final, si encontré algún desvarío que rompe el encanto y la magia de la narración, aunque nuevamente lo retome, haciendo que el desencanto sea insignificante.  

Dato adicional: Cuando estaba viendo la película (hace ya varios meses), tenía fiebre y gripa, estaba un poco enfermo, y las distintas emociones del filme me empeoraron, pero a la vez me maravillaron de tanta alegría y satisfacción… esa que sólo se siente cuando estás frente a una obra maestra. Y a pesar de todo, así me hizo sentir el filme, ha sido el filme que más me ha emocionado en todo el año y toda una obra para el recuerdo. Muy recomendada, aún hoy en día no entiendo cómo se fue de Cannes con las manos vacías, pero la temporada de premios en Hollywood curiosamente la está premiando y dándole el lugar que se merece. 

9.5/10



 





Toni Servillo



Toni Servillo



Sabrina Ferilli



Comentario de la película La Grande Bellezza



Fanny Ardant

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada