domingo, 28 de agosto de 2011

El Ocho (Katherine Neville)


El Ocho (Katherine Neville)

El Ocho es un libro magnífico que leí hace unos años, un thriller donde además hay suspenso, misterio, historia, sorpresa, romance, aventura, es un libro totalmente fascinante e ingenioso. Escrito por Katherine Neville, quien trabajo durante 20 años como asesora de instalación de sistemas informáticos, en empresas como IBM, gobierno argelino, OPEP, departamento de energía de estados unidos, bolsa de Nueva York, Banco de América. Digo esto porque el personaje central del libro: Catherine Velis, tiene características muy parecidas a Katherine y a la historia, por lo que inicialmente sabemos que Katherine sabe sobre lo que nos habla.

Comparto inicialmente la sinopsis en la contraportada:

“Nueva York, 1972. Catherine Velis, aficionada a las matemáticas y al ajedrez, trabaja en una auditoría como experta en informática. La firma la destina a Argelia, pero, antes de partir, una vidente le lee las líneas de la mano y le advierte de que un grave peligro se cierne sobre ella. Poco después, un marchante de antigüedades hace a Catherine una misteriosa oferta: un cliente suyo está intentando reunir las piezas de un antiguo juego de ajedrez que presuntamente se encuentra en Argelia. Si Catherine le consigue esas piezas, obtendrá a cambio una generosa recompensa.

Sur de Francia, 1970. Mireille de Rémy y su prima Valentine son dos novicias de la abadía de Montglane. Francia arde en las llamas de la revolución que, entre otros proyectos, pretende aniquilar a la Iglesia y hacerse con sus tesoros. Enterradas desde hace mil años bajo el suelo de la abadía se encuentran las piezas de un ajedrez legendario, que perteneció a Carlomagno. Quien consiga reunir dichas piezas adquirirá un poder ilimitado. Y para mantenerlas fuera del alcance de quienes pudieran abusar de él. Mireille y Valentine deberán repartirlas por todos los confines del mundo”.

Una de las cosas más fascinantes del libro, es el recurso que utiliza Neville para mezclar la realidad con la ficción, al mismo tiempo que dos historias, el manejo del tiempo también es interesante. Y los personajes son muy bien trabajados. El ajedrez juega un papel muy importante es la historia, ya que es el centro de la historia. Cada capítulo tiene un título relativo al ajedrez y tiene una frase con relación al ajedrez. La prosa es fascinante y llena de intriga expectación al lector.

Neville aborda la historia de Europa de 1790 a 1973, e introduce al ajedrez de Montglane, un ajedrez misterioso cuyo tablero (de un metro entero por cada lado) esta forjado exclusivamente de oro con piezas llenas de joyas de un tamaño considerable. También conoceremos a los propietarios de las piezas, en donde se mezclan y salen a relucir personajes como: Napoleón, Robespierre, Rousseau, Giacomo Casanova, Voltaire, Isaac Newton y Catalina la Grande (quien tiene un papel importante en la historia). Toda la ingeniosa utilización de estos personas en la construcción de la historia es genial.

En la edición que leí este libro, al final hay un especial sobre la importancia del ajedrez en la historia.

“Dios mueve al jugador, y éste, la pieza. ¿Qué dios detrás de Dios la trama empieza de polvo y tiempo y sueño y agonías? (Jorge Luis Borges)

En el libro hay muchos detalles, símbolos, mensaje e interpretaciones que en cada página salen a flote. El número Ocho es muy importante y siempre está presente. Empezando con una profecía a la protagonista: “el cuarto día del cuarto mes llegará el ocho”.

Los protagonistas se convierten en piezas de ajedrez que juegan y batallan en este campo de batalla del cual hacemos parte en el transcurso de la lectura. Entramos al mundo del ajedrez de la mano de uno de los personajes Alexei Solarin, un misterioso jugador profesional de ajedrez, pieza clave de la historia.

En la trama se proponen continuamente jugadas normales del ajedrez que invitan al lector a estar pendiente y proponiendo su ingenio al imaginar los movimientos de los personajes. La diagonal del Alfil (símbolo de guerra), los saltos del caballo (números en movimiento), el alma de los peones (secretos de fin de la partida), y rematando con una frase de la abadesa: “Dios es el supremo gran maestro del ajedrez”.

En definitiva, un libro genial, una obra de arte con distintos géneros, la primera vez que lo leí quedé maravillado. El libro ha tenido gran éxito en todo el mundo, y recientemente la autora sacó una segunda parte llamada “El Fuego”, que lo tengo en espera pero aún no he leído. Espero leerlo pronto y continuar esta ingeniosa historia.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada