domingo, 31 de diciembre de 2017

Especial: Las Mejores Películas del 2017 (Versión 1)



Así como es tradición en el blog desde hace varios años, solía sacar una primera versión del listado de las mejores películas antes que finalizara el año, en esta ocasión el 2017. Así que a continuación comparto la lista de las películas que para mí son las mejores que vi en el año 2017. Y como también suelo hacerlo, a principios del mes de Marzo, y luego de haber visto el otro grupo de filmes del 2017 que me faltan por ver, publicaré el listado final. Antes de hacer este listado se me han quedado por fuera varias que aún no he visto, y otras que tengo disponibles, pero que ya no puedo ver otra película por este año, jeje por cansancio y otros intereses a esta fecha. Pero en los últimos días he tratado de ver varias que tenía pendientes y disponibles. 

Las posiciones son asignadas de acuerdo a los puntajes que yo mismo les he dado en el transcurso del año. En la versión 1 siempre saco un solo top; es decir, que largometrajes están mezclados con documentales, películas de animación, algunas del 2016 que vi en el 2017, en fin todas juntas. En la Versión 2 Final de Marzo del próximo año, haré varios tops de acuerdo a cada categoría. 

Casi todas las películas de la lista tienen su reseña en el blog de A.S.B Virtual Info y/o se encuentran en mi otro blog de Frases y Diálogos del Cine, por lo cual pondré los enlaces disponibles abajo del nombre de cada película... las que no tengan ningún enlace, próximamente lo tendrán en alguno de los dos blogs, o en ambos. 

Y algo adicional que mantendré en esta edición, es añadir una pequeña frase para cada película, que defina lo que significó para mí, lo que despertó o lo que para mí son sus mayores virtudes. 

Para esta primera versión del 2017 me ha salido un Top 35. (Aunque aún no he visto varias películas, quedaron fuera de este top varias que creo que merecen ser reconocidas, lo que muestra un buen nivel).

Así que sin más preámbulos, por el momento, las 35 mejores películas del 2017 son: 




35. Dunkirk (Christopher Nolan)  




(Interesante incursión de Nolan al drama épico) A.S.B



34. Blade Runner 2049 (Denis Villeneuve)




(Digna sucesora de su antecesora. Impactante fotografía) A.S.B



33. On Body and Soul (Ildikó Enyedi)



(Curiosa y simpática historia de amor) A.S.B



32. La Fille Inconnue (Jean-Pierre Dardenne,  Luc Dardenne)



(Excelente thriller de los hermanos Dardenne) A.S.B



31. I, Tonya (Craig Gillespie)




(Potente comedia negra y biopic transgresor) A.S.B



TOP 30 


30. Koe no katachi/Una voz silenciosa (Naoko Yamada)





(Bella y reflexiva película animada) A.S.B


29. Jim y Andy (Chris Smith)



(Muy buen documental sobre el detrás de escenas de Jim Carrey y su transformación literal en el comediante Andy Kaufman en la película Man on the moon) A.S.B



28. Voyage of Time: Life’s Journey (Terrence Malick)




(Bello y evocador documental del gran poeta del cine) A.S.B



27. La defensa del dragón (Natalia Santa)




(Cuidada, medida y sencilla ópera prima) A.S.B



26. The Big Sick (Michael Showalter)




(Una de las comedias más divertidas del año) A.S.B



25. Ethel & Ernest (Roger Mainwood)




(Bella película de animación, sobre la historia de una familia tradicional, que cuenta en su transcurso gran parte de los eventos del siglo XX) A.S.B



24. The Killing of a Sacred Deer (Yorgos Lanthimos)




(Oscuro, perturbador e inquietante drama psicológico) A.S.B



23. Good Time (Ben Safdie, Joshua Safdie)




(Notable thriller y crónica sobre el crimen, la pobreza, y al tiempo sobre la hermandad y el amor) A.S.B



22. Verano 1993 (Carla Simón)



(Una película que rebosa humanidad, sencillez, contención y un gran manejo de las emociones del espectador) A.S.B



21. Wind River (Taylor Sheridan)



(Uno de los thrillers más potentes e impecables del año) A.S.B



TOP 20

20. Last Men in Aleppo (Steen Johannessen,  Firas Fayyad)



(Durísima pero necesaria de ver) A.S.B



19. Adiós entusiasmo (Vladimir Durán)



(Otro interesante experimento sobre la relación de unos jóvenes con su madre) A.S.B



18. Fai bei sogni (Marco Bellocchio)




(Una película bellísima sobre las pérdidas y la ausencia… de la madre, de la verdad, de la infancia, de la esperanza) A.S.B



17. Thelma (Joachim Trier)



(Interesante, curiosa y exótica exploración a una adolescente con poderes) A.S.B



16. Coco (Lee Unkrich, Adrián Molina)




(Una de las películas más emotivas del año) A.S.B



TOP 15

15. Señorita María: La falda de la montaña (Rubén Mendoza)



(Bello, duro y luminoso documental sobre una mujer especial y anónima) A.S.B



14. Columbus (Kogonada)



(Impecable ópera prima. Una bella pieza de arte cinematográfico) A.S.B



13. Lady Bird (Greta Gerwig)




(La ópera prima de Greta Gerwig es una bella e íntima exploración al universo de la adolescencia femenina) A.S.B



12. Notes on Blindness (Pete Middleton,  James Spinney)




(Bellísimo y luminoso documental sobre la ceguera) A.S.B



11. The Lost City of Z (James Gray)



(Gran película de aventuras de la mano del maestro Gray) A.S.B




TOP 10


10. On the beach at night alone (Hong Sang-soo)


(Fresca, bella, reflexiva, y con una actriz estupenda) A.S.B



9. A Quiet Passion (Terence Davies)



(Otro impecable trabajo del maestro Davies. Homenaje a Emily Dickinson) A.S.B



8. Toivon tuolla puolen (Aki Kaurismäki)



(Minimalista, nostálgica y dura historia sobre los desfavorecidos) A.S.B



7. Visages villages (Agnès Varda, JR)



(Un documental sencillo pero que llega al corazón, sobre el arte de contar historias, a través del cine y la fotografía) A.S.B



6. Three Billboards Outside Ebbing, Missouri (Martin McDonagh)




(Tremenda comedia, negrísima y con un elenco en estado de gracia) A.S.B



TOP 5


5. A Ghost Story (David Lowery)




(Toda una experiencia distinta y cósmica) A.S.B



4. Call Me by Your Name (Luca Guadagnino)



(Una de las historias del primer amor más bellas del cine) A.S.B



TOP 3


3. The Florida Project (Sean Baker)



(Baker sigue puliéndose como maestro de lo cotidiano y poeta de la américa profunda) A.S.B




2. One More Time with Feeling (Andrew Dominik)



(Un documental impecable y muy triste. Una experiencia catártica) A.S.B



1. Loveless (Andrey Zvyagintsev)




(Un impecable y minucioso estudio de una sociedad sin amor. Y el director ruso me parece que está un escalón por encima de sus contemporáneos) A.S.B





Espero les haya gustado, que se animen a ver las que no han visto. Y nos vemos a principios de marzo del 2017, donde tendré la versión 2 o lista final, con la lista definitiva de las mejores películas del 2017... ¿Se mantendrán las posiciones? ¿Veremos alguna obra maestra que se cuele en la lista? ¿Phantom Thread? ¿The Square? ¿Zama? ¿Loveless mantendrá el primer lugar? ¿Quién repetirá la primera posición como mejor película del año en mi blog (Andrey Zvyagintsev o Paul Thomas Anderson)?  Ya lo veremos!

Saludos!



Alejandro Salgado Baldovino (A.S.B)








miércoles, 27 de diciembre de 2017

Mindhunter (Serie TV/Netfflix)

David Fincher



Serie con la firma de David Fincher y su creador Joe Penhall. Su primer capítulo me dejó un poco frío, por lo que demoré un poco en retomarla. Pero luego de ver el segundo capítulo quedé enganchado en una serie que va en constante acenso y tiene unos puntos altos muy fuertes. 



Jonathan Groff


Contiene una perspectiva distinta dentro del género de asesinos en serie y policíacas, ya que aquí se ahonda en los orígenes de la investigación psicológica y de la conducta de los criminales. Incluso observamos cuando acuñan el término de "asesinos en serie". Aunque la serie tiene su toque de thriller psicológico, en su enfoque también somos testigo de la parte interna, institucional y burocrática de los grupos anexos al FBI.



Anna Torv


Pero sin dudas su punto fuerte, donde deja ver lo crudo y sórdido del ser humano, es en las entrevistas a los asesinos. Y como los dos agentes (Jonathan Groff y Holt McCallany) se ven implicados emocionalmente en ese proceso, especialmente al personaje de Holden (Jonathan Groff) (curioso nombre el de Holden para este personaje, me recuerda al Holden de El Guardián entre el Centeno de Salinger. Quizás por la mala fama de la novela, que según ha inspirado a varios asesinos), que representa a una especie de Sherlock Holmes moderno.



Hannah Gross


Ambos hacen excelentes trabajos, así como la actriz australiana Anna Torv, y uno de los famosos asesinos, interpretado por Cameron Britton y la novia de Holden, Hannah Gross. Su estética y ambientación son muy de Fincher, por lo que la calidad está asegurada, así como los capítulos dirigidos por Asif Kapadia. 



Cameron Britton



Adaptación del libro "Mind Hunter: Inside FBI’s Elite Serial Crime Unit", escrito por Mark Olshaker y John E. Douglas. Es una serie que va creciendo con los episodios, y nos hace un retrato crudo y visceral de la mente humana, del mal, de las relaciones de familia y las infancias problemáticas. Hay varias escenas que aterran y dejan sin aliento. Recuerda también por supuesto al gran clásico, “El silencio de los inocentes”, por las entrevistas con los asesinos, y la relación que se alcanza con ellos. Muy recomendada. 


7.5/10


Trailer de Mindhunter








miércoles, 20 de diciembre de 2017

Volver a casa (Yaa Gyasi)

Yaa Gyasi



Como en el Club de Lectura al que asisto estuvimos en un ciclo de Escritoras de África y Oriente, en el mini ciclo de África le dedicamos varias semanas a la excelente escritora Chimamanda Ngozi Adichie, entre otras escritoras y cuentistas africanas. Fue tanto el interés que me despertaron las autoras africanas, que no dudé en adquirir cuando encontré en la librería el ejemplar de “Volver a casa” de Yaa Gyasi. No sabía mucho de ella, pero me dejé llevar por intuición. A los días de haberlo empezado a leer salieron los invitados a la próxima edición del Hay Festival de Literatura en Cartagena, donde preciso figuraba, Yaa Gyasi. 

Yaa Gyasi es una joven africana de 28 años, nacida en Ghana pero posteriormente radicada en los Estados Unidos. Gyasi, junto con Adichie y otro grupo de escritores, son llamados los “afropolitas”, que representa una generación de jóvenes africanos que emigraron de África a otros países y continentes, en Europa y Norteamérica. Han desarrollado su obra en idioma inglés, y en su literatura, que claramente representan sus primeras novelas, se centran en la búsqueda de la identidad, en la exposición de los problemas de vivir en un país extranjero, entre otros temas. 

En “Volver a casa”, la primera novela de Yaa Gyasi, asume un reto enorme. Recorrer tres siglos en casi 400 páginas. Lo primero que llama la atención al inicio de la novela, es un enorme árbol genealógico que abarca toda una página. Lo vi con mucho interés, aunque no me imaginé lo importante que iba a resultar posteriormente en toda la lectura de la novela. Por lo que es un recurso muy hábil e inteligente. Que es precisamente la forma en que la autora logra superar con creces el reto de abarcar tanto tiempo en su novela, sin que se note forzado, exagerado, aburrido o anodino. 

Observamos que los dos primeros capítulos corresponden a los dos nombres principales del árbol genealógico: las hermanas Effia y Esi. Dos hermanas que nunca llegan a conocerse, hijas de Maame, que es la mujer que encabeza el monumental árbol. Cada una con un padre distinto, lo que lleva a dividir ambas historias, y durante toda la novela vamos observando cómo se desarrolla la vida de ambas mujeres y su respectiva descendencia. Effia es obligada a casarse con un hombre blanco, un gobernador inglés, esclavista. Y Esi, es capturada y enviada como esclava al sur de los Estados Unidos.

La historia inicia en los años de 1770, en la Costa de Oro, que era una colonia británica situada en el golfo de Guinea, al oeste de África. La Costa de Oro obtuvo su independencia en 1957, e inmediatamente cambió su nombre a la actual Ghana. En el correr de los capítulos, nos damos cuenta de que cada capítulo que sigue corresponde al nombre del próximo miembro de la generación del árbol genealógico, en cada uno de las dos partes, de la descendencia de Effia y Esi. Por lo que hay momentos que los saltos temporales son amplios, aunque quizás en el siguiente capítulo logramos conocer algo del pasado del personaje de la anterior generación por recuerdos del personaje actual. 

Siguiendo la cronología, con los años que aparecen dentro de la novela, el lector es testigo de diversos momentos históricos a través de los personajes, como las guerras tribales al inicio, el negocio del cacao, la llegada de los misioneros; y luego, en el traslado de continente a Estados Unidos, con la Ley de Esclavos Fugitivos de 1850, la Gran Migración Negra, la lucha por los derechos civiles, el renacimiento de Harlem, y la época de las drogas y el sistema carcelario en Estados Unidos, que se acrecentó y logró un punto importante en los años 80. 

Parece mucha historia para una sola novela, pero la gran virtud de la autora es lograr enlazar todos estos momentos históricos de forma hábil a través de estas dos historias entrelazadas y todos sus personajes. Hay ocasiones en que los personajes de una generación son tan buenos que queremos saber más de ellos, pero creo que esa es otra de las grandes reflexiones de la autora en esta novela, el implacable paso del tiempo, y como si no se tiene conocimiento de nuestra propia historia, corremos riesgo de repetirla, e incluso de olvidarla para nuestras futuras generaciones. En ocasiones no es culpa de los personajes sino de las circunstancias, cada una más difícil que la otra. 

Si bien, una de las hermanas, Effia, tuvo relativamente más suerte que Esi, vemos como en las siguientes generaciones no todo se mantiene de esa forma, a pesar de los privilegios que en algún momento se haya obtenido. 

Además de esta reflexión sobre el tiempo y la identidad, también es muy crítico, porque en cada momento se exponen situaciones difíciles de cada momento. En Estados Unidos con el racismo y toda la etapa de la esclavitud. La desigualdad en las penas, que podían llevar a un hombre negro a cumplir una pena de 10 años por haber aparentemente mirado a una mujer al pasar la calle, y estar durante todos esos años trabajando en una inhumana mina de carbón bajo la cárcel. Pero también como se van organizando para protestar. Las guerras entre las mismas tribus africanas, y como algunas de ellas sucumbieron al esclavismo, llegando a vender a sus propios hermanos a los blancos. Cómo una generación de las que llegaron como esclavos a USA eran analfabetas, pero también como sus hijos empezaron a tener mayor acceso a la educación. Todas esas grandes diferencias, y como miraban con nostalgia el desconocimiento de sus raíces, y ese creciente deseo de volver a casa… 

Parte el castillo como un coco,
estoy yo dentro, estás tú. 
Nosotras, las dos, sentimos arena,
el viento, el aire.
Sólo una el látigo.
Tras el barco grande. Azotes.

Nosotras, las dos, negras.
Yo, tú. 
Una creció en tierra de cacao,
la otra nació de un fruto,
la piel intacta, pero sangrante. 
Nosotras, las dos, atravesamos las aguas. 
Parecen otras
y son las mismas.
Las nuestras. Piel de hermanas.
Quién lo diría. Ni tú ni yo. 


Este es un poema de Marjorie, descendiente de Effia. Y una de las dos partes finales del árbol genealógico, y por ende de los capítulos finales, ambientada en los tiempos más recientes, ya en el nuevo milenio. Es una joven afroamericana, quien además tiene un novio alemán, al que los papás del chico no dejan que vaya con Marjorie al baile de la escuela por su color. Marjorie ha aprendido un poco de la historia de su familia, y está muy interesada en seguir buscando y ahondando en su pasado.

Quizás Marjorie sea la misma Yaa Gyasi, quien claramente también añadió partes biográficas a su novela. Incluso el apellido Gyasi es nombrado al inicio del libro, como una de las familias tribales de la Costa de Oro. 

En síntesis, me ha parecido una excelente novela, muy dura, emotiva, pero también muy bella e ilustrativa. A pesar del poco tiempo que estamos con algunos personajes, algunos son muy memorables y se quedan con el lector, y nos alegra escucharlos mencionar capítulos más adelante, porque al fin y al cabo es una historia familiar. Toda esta travesía nos acerca a la historia real de muchas familias africanas que terminaron en los Estados Unidos, y como por ejemplo, algunas crearon o reformaron sus propios apellidos, para que sirviera de símbolo de su propia historia de superación: Freeman. Una bella novela que nos lleva a ahondar en la historia, en las injusticias, pero sobre todo en el inquebrantable espíritu de una población que logró superarse, y aún hoy en día sigue luchando y tratando de superar los fantasmas del pasado. Muy recomendada. Esperaré a Gyasi en el Hay, y que bien por esta oleada de autores africanos que nos están dando a conocer parte de la historia que nunca nos fue contada y que desconocemos en la historia de la literatura. 


8.5/10



Algunos fragmentos de la novela:


"- ¿Por qué lloras?
- El pastor dice que hacemos brujería africana. 
No tenía edad suficiente para saber qué significaba eso, pero sí para conocer la vergüenza, una sensación que ese día lo llenaba hasta las cejas.
Ma Aku escupió detrás de su hombro izquierdo, algo que sólo hacía cuando estaba verdaderamente indignada.
- ¿Quién te ha dicho que hay que llorar por eso? - preguntó.
El chico se encogió de hombros y trató de impedir que se le cayesen los mocos, porque eso parecía enfadarla aún más. 
- Voy a decirte una cosa: si ellos no hubiesen escogido el dios del hombre blanco en lugar de los dioses de los asante, no podrían decirme esas cosas.
Jo sabía que debía darle la razón, y eso hizo.
- El dios del hombre blanco- continuó ella- es igual que el hombre blanco. Se cree que es el único dios, de la misma manera que el hombre blanco se cree que es el único hombre. Pero sólo hay un motivo por el cual Dios es él, y no Nyame o Chukwu o quien sea: porque nosotros se lo permitimos. No nos rebelamos. Ni siquiera lo cuestionamos. El hombre blanco nos dijo que él era el camino y lo aceptamos. Pero ¿cuántas veces nos ha dicho el hombre blanco que algo era bueno para nosotros y después lo ha sido de verdad? Dicen que eres brujo africano, ¿y qué? ¿Qué más da? ¿Qué sabrán ellos de brujería?"

(Volver a casa, de Yaa Gyasi)


"Desde el día en que se conocieron, cinco años antes, ella lo había animado a regresar a casa. Le decía que tenía algo que ver con el perdón, pero Yaw no estaba seguro de creer en él. Era una palabra que oía sobre todo en las pocas ocasiones en que iba a la iglesia de los blancos con Edward y la señora Boahen o, a veces, con Esther. Por eso había empezado a parecerle una palabra que los blancos habían llevado consigo al llegar a África. Un truco que los cristianos habían aprendido y del que hablaban a voces y con libertad a la gente de la Costa de Oro. <Perdón>, clamaban mientras cometían sus injusticias. Cuando era más joven, Yaw se preguntaba por qué no se limitaban a predicar que las personas debían evitar hacer el mal. Pero cuanto más mayor se hacía, mejor lo comprendía. El perdón era un acto que tenía lugar después de actuar, un pedazo del futuro de la mala obra. Y si consigues que la gente mire al futuro, tal vez no se dé cuenta de lo que estás haciendo para herirlos en el presente".

(Volver a casa, de Yaa Gyasi)




Yaa Gyasi:



Yaa Gyasi




Dejo enlaces a las otras dos reseñas del blog sobre Literatura Africana:


Reseña de Americanah (Chimamanda Ngozi Adichie)

Reseña de Todo se desmorona (Chinua Achebe)

Reseña de Algo alrededor de tu cuello (Chimamanda Ngozi Adichie)




Alejandro Salgado Baldovino (A.S.B)